Monthly Archives: marzo 2017

  • 0

La Cocina en la Edad Antigua (parte V)

La cocina Romana (parte I)

La cocina de Roma no es sencilla de resumir, ya que en sus once siglos de historia se han producido constantes cambios en la alimentación y en la cultura alimentaria.

En los comienzos la base de la subsistencia era la bellota, todo un símbolo en los orígenes de Roma. Posteriormente, las conquistas traen en Roma infinidad de productos llegados a sus tres puertos de Ostia, Portus y Emporium, a los que arribaban navíos que traían víveres de cualquier lugar del imperio (vinos de Grecia, aceites y salmueras de Hispania, cereales de Egipto y Etiopía, chacinería de las Galias, especies de Oriente..)

Entre las hortalizas, eran muy apreciadas coles, lechugas, acelgas, ortigas, nabos, zanahorias y rábanos. Los cardos eran una verdura de lujo y tenían especial fama los que traían de la Bética o de Cartago, consumidos principalmente por los ejércitos. Las cebollas eran imprescindibles en la antigua cocina romana, además de pepinos, calabazas y calabacines. También se consumían bulbos de jacinto y gladiolo, que tenían reputación de afrodisíacos.

Son muchas las leguminosas que merecían los honores de la mesa romana, pero sin duda las más preciadas eran las lentejas, sobre todo las de Egipto. Las habas, los guisantes y los garbanzos, que eran un manjar muy popular entre las clases humildes, se acostumbraba a venderlos tostados, como piscolabis en espectáculos públicos.

Con respecto a los frutos, tuvieron gran trascendencia las aceitunas aliñadas, así como las castañas y las almendras. Se conocían más de 20 variedades de manzanas y se comían crudas o cocinadas (asadas o hervidas con vino). También se hacía sidra con ellas. Tenían mucha trascendencia los higos y las uvas. Se cultivaban en la huerta árboles importados de Asia, como el limón, la naranja y la mandarina, así como camuesos, perales y ciruelos, de origen mediterráneo.

Los cocineros romanos utilizaban gran cantidad de hierbas aromáticas, asó como semillas, frutos y raíces, para sazonar sus guisos, siendo las especias más utilizadas la pimienta y la mostaza. También la sal jugaba un papel muy importante.

El pan se preparaba integramente en los hogares y nunca estuvo a la altura de la cocina griega. Incluso la pastelería, que era muy sencilla, no se mejoró hasta el establecimiento de imperio. Ésta estaba constituida básicamente por una especie de requesón a base de leche de cabra.

Y como siempre, esperamos que os haya gustado. Un saludo a todos y seguid informados en nuestra WEB, a través de las redes sociales FacebookTwitter, Linkedin y Google + y en nuestro canal de Youtube.


  • 0

El mendigo y la publicidad

Category : Relatos

Cuenta la historia que una mañana soleada, un hombre paseaba por la calle durante el descanso de un desayuno. Había salido del bar y se disponía a regresar a su trabajo como publicista. Durante el paseo, se encontró a un vagabundo invidente que estaba pidiendo en la calle con un cartel de cartón que decía << Soy ciego, denme una limosna>>.  El publicista paso junto al mendigo y observó con desaliento el escaso éxito del viejo pedigüeño. Pensó en darle unas monedas, pero en su lugar tomó el cartel y comenzó a escribir por detrás. Dejó el cartón en el mismo sitio donde estaba y sin mediar palabra alguna se marchó. El mendigo, desconcertado por lo que había pasado, se quedó en silencio y pensó que aquel hombre, como todos los demás, sintió curiosidad, pero nada más. Así que siguió en su lugar y continuo con su mendicidad.

A la hora del almuerzo el publicista volvió a pasar junto al vagabundo. Cuando estaba muy cerca, el mendigo lo reconoció por sus pisadas y alterado comenzó a recoger todas las monedas que le habían dado los transeúntes de la mañana. Juntándolas en su mano se las mostró emocionado al misterioso hombre y le preguntó: <<¿Qué puso en el cartel?>>. El publicista, sonriendo, se agachó junto a él y le aseguró que había escrito lo mismo, pero con otras palabras. Se marchó, y el vagabundo, intentando adivinar que podía haber escrito, continuó sentado junto a su cartel que decía: <<Hoy por fin es primavera, y yo no podré verlo>>.

Esperamos que os haya gustado. Un saludo a todos y seguid informados en nuestra WEB, a través de las redes sociales FacebookTwitter, Linkedin y Google + y en nuestro canal de Youtube.


  • 0

La Cocina en la Edad Antigua (parte IV)

La cocina griega (parte III)

Un dato interesante acerca de la cocina griega es que fue la primera en organizarse, estableciendo un orden jerárquico encabezado por el jefe de cocina, que se denominaba archimageirós, asistido por:

  • Obsonatós, dikonós o agorastés, que era el encargado y responsable de compra de víveres.
  • Mageirós, encargado de amasar pastas.
  • Opeopeión, ayudante de cocina.
  • Damirugós, encargado de entremeses.
  • Cenophorés, bodeguero.
  • Denochocé, despensero.
  • Trapezopciós, camarero o maître.

Durante el periodo del imperio de Alejandro Magno se adoptó la moda oriental de comer tumbado. Los comensales debían llegar a la hora fijada y el retraso se consideraba una ofensa.

Posteriormente, los invitados a un banquete o sympósion, comían apoyados sobre su brazo izquierdo, pudiendo utilizar únicamente (si respetaban las normas de educación, cosas que el vino solía impedirles) los dedos de la mano derecha para tomar los alimentos dispuestos en las bandejas. En estos grandes banquetes la mujer quedaba en un segundo plano, cocinaba, pero jamás participaba de ellos.

El ceremonial era muy complicado y estaba acompañado por danzas y bailes y el orden de los platos difería al de la actualidad.

Y como siempre, esperamos que os haya gustado. Un saludo a todos y seguid informados en nuestra WEB, a través de las redes sociales FacebookTwitter, Linkedin y Google + y en nuestro canal de Youtube.


  • 0

La investigación de Mercados

La investigación de mercado es una de las áreas más pantanosas no solo del Marketing, sino también de la actividad normal de la empresa. La sensación que observamos en muchas empresas, de que este proceso no es más que un proceso engorroso, que se realiza casi a modo de formulario estandarizado, y limitado a las acciones que conllevan mucho beneficio y riesgo, hace que tratar este tema con naturalidad sea imposible.

No podemos hablar de la investigación de mercado como algo ya conocido o asimilado, puesto que aún en la etapa actual este debate no se ha superado. La falta de recursos en las investigaciones, el ahorro en los presupuestos destinados a esta causa o el continuo análisis limitado al beneficio económico, lleva a tener que solventar ciertas dudas que siguen presentes en la mente de muchos responsables de dirección de las empresas, que realizan un uso erróneo y muy limitado de este recurso.

El pensamiento de que es mejor no tener ninguna investigación a una investigación mala, lleva a que en las empresas de nuestro país la investigación no sea considerada como una herramienta estratégica básica del Marketing. Su definición y su uso se limitan a situaciones en las que estamos mal o disponemos de tiempo y dinero. Incluso, en el peor de los casos, resulta que si los resultados cumplen con nuestras expectativas, los considerados útiles, pero si esto no ocurre así, no.

La investigación de mercado es algo que no debe plantearse como algo que podamos o no podamos hacer, sino que debe estar presente en cualquier protocolo de decisión, antes, durante y después de emprender las acciones, acciones que dependerán de cada empresa, pero que deberán estar en congruencia con lo investigado. Durante ese proceso, se debe comprobar si existen desviaciones sobre lo previsto, sea en sentido positivo o negativo, y si estas desviaciones pueden achacarse a nuestra propia actuación, a la de los competidores o a cambios estructurales en la distribución o en el consumidor, pudiendo modificar el proceso hasta acercarlo al óptimo. Después de acometer las acciones, para enderezar aquellas desviaciones negativas o potenciar las positivas, habrá que desarrollar nuevos planes sujetos a los resultados que vamos obteniendo. Pero si no se ha llevado un proceso de seguimiento durante el proceso, modificar o enderezar las desviaciones negativas después de acometer las acciones será una quimera. De ahí la importancia de una buena investigación de mercados-

Las investigaciones, en aquellas empresas que las realizan, fácilmente se acercan al 50% del total de su presupuesto en investigación. Son investigaciones de carácter descriptivo, que nos dan información sobre cuál es el volumen del mercado, nuestra participación en el mismo, la distribución…

Podríamos definir la investigación de mercado, como el conjunto de métodos y técnicas de obtención y análisis de datos en el área de marketing tras diagnosticar sus necesidades, y valiéndose para ello de procedimientos rigurosamente estadísticos. Su finalidad es despejar incógnitas que afecten a la toma de decisiones, ayudando a conseguir que exista un menor riesgo.

Esto resalta que debemos tener en cuenta aspectos que tienen que ver con la obtención de información, que no están elaborados previamente. Y con el análisis de esta información y su interpretación, se obtienen conclusiones aplicables a la finalidad que las estrategias de Marketing esperan tener.

No debemos olvidar cual es la composición de este concepto. Por un lado: “investigación”, que pone de manifiesto la necesidad de conocer o averiguar los porqués, quienes, qués, dóndes, para qués… preguntas que llevan implícitas una actitud constante de búsqueda y de objetividad. Ello conlleva la necesidad de aplicar métodos de obtención de información claramente estadísticos, ya que si no, no podrían ser representativos, puesto que rara vez podemos trabajar con todo el universo o colectivo de estudio. Y estas muestras únicamente tienen sentido, cuando nos permiten extrapolar de la parte al todo, y ello es así en cualquier tipo de investigación, tanto en la cuantitativa como en la cualitativa. De poco podrían servir los resultados basados en dinámicas de grupo, si al realizar otras tantas del mismo colectivo, obtuviéramos resultados completamente distintos. La necesidad de que estos resultados representen al colectivo son indispensables.

La otra palabra que aparece en este concepto es: “mercado”, que muestra cual es la finalidad última de éste, obtener información dentro una óptica del marketing, porque de una u otra forma, estamos intentado crear una demanda, a través del acercamiento al consumidor de una opción más para que pueda elegir entre ellas la nuestra. Si no existiera esta voluntad de llegar al consumidor final, la investigación no pasaría de ser un artículo de curiosidad que exhibir en revistas.

La investigación de mercados es la única vía factible de comunicación que garantiza el conocimiento de las actitudes, opiniones y comportamientos de toda una colectividad. Sería como buscar la voz del pueblo que pueda recoger la opinión más generalizada. Aunque obviamente, no deja de ser una generalización, que deja a muchos individuos fuera, es la forma más democrática de filtración, ya que se recoge la línea general de pensamiento.

Pero este proceso no debe acabar aquí, hay que hacer un esfuerzo más y someter a la información a un análisis profundo, buscando relacionar conceptos que posteriormente deberán ser interpretados, para dar respuesta concreta y precisa a aquellas preguntas u objetivos de la investigación. Sin este esfuerzo, la investigación será incompleta y no conseguiremos alcanzar nuestros objetivos.

Y como siempre, esperamos que os haya gustado. Un saludo a todos y seguid informados en nuestra WEB, a través de las redes sociales FacebookTwitter, Linkedin y Google + y en nuestro canal de Youtube.


  • 0

La Cocina en la Edad Antigua (parte III)

La cocina griega (parte II)

En ocasiones especiales, se preparaba la myma, que era una mezcla de carnes de aves, cabra y cerdo picadas a la que se le añadían las vísceras, haciendo una masa que se ligaba con la sangre del animal, agregándole una adobo a basa de vinagre, queso tostado, tomillo seco, uvas pasa, miel y granada, adormidera, cebolla asada y jugo de serpicio (una planta desconocida actualmente). esta mezcla se dejaba macerar durante algún tiempo y luego se servía para el deleite de los comensales.

Otro plato importante de la cocina griega era la mattya, generalmente pintada, desangrada y dejada en reposo una noche, aderezada de hierbas aromáticas y vinagre. Se asaba y se acompañaba de verduras frescas. Las carnes de buey, ternera, cerdo cochinillo eran muy caras, por lo que sólo eran accesibles a los ricos, dejando a los pobres la de la cabra.

El pescado, una vez que se desarrolló la navegación, formaba parte importante de la alimentación, en especial para la gente humilde, que lo tomaba en salmuera, sobre todo el atún y las anguilas. También se realizaba garum, una salsa hecha de vísceras de pescado fermentadas. Los ricos consideraban el pescado como un alimento de segunda clase, pero esto con el tiempo cambió y el pescado pasó a formar parte de la alimentación tradicional del pueblo griego.

Además de los cereales, la carne y el pescado, la leche era una de las bases de la alimentación, especialmente las de cabra y oveja, que aparte de ser tomada fresca o cocida con cereales, se utilizaba también para la realización de diferentes tipos de quesos, siendo uno de los más aclamados el periepthtés.

También les gustaba mucho el dulce, que se elaboraba con miel, ya que aunque se importaba la caña de azucar de Asia, sólo se empleaba en medicina.

Las comidas griegas estaban establecidas en:

  • Akratismós, que equivale a nuestro desayuno
  • Ariston, durante el mediodia
  • Herspérisma, que equivale a nuestra merienda, durante el anochecer
  • Deipnon, la cena.

Y como siempre, esperamos que os haya gustado. Un saludo a todos y seguid informados en nuestra WEB, a través de las redes sociales FacebookTwitter, Linkedin y Google + y en nuestro canal de Youtube.


  • 0

La transparencia en el negocio

Aun hoy en día hay quien se resiste a modernizarse, o más bien, a adaptarse a los tiempos y plantear su negocio desde otra perspectiva. Antiguamente era común que una empresa tuviera que ocultar su información, para poder así competir con las demás empresas en una posición ventajosa. De manera, que si conseguía introducir una mejora o un cambio en su proceso habitual, solo los implicados podían apreciar esa novedad, excluyendo en muchos casos al propio cliente.

Ahora, esto ha cambiado radicalmente, y los consumidores comienzan a valorar muchísimo la transparencia de los negocios. No es que sea algo absolutamente aceptado, pero si podemos apreciar que es una tendencia que se va imponiendo en la sociedad.

La competencia ya no es una excusa para ocultar información, porque casi cualquier empresa, no muy tarde y más bien temprano, conseguirá identificar los elementos diferenciales de su competencia, con lo que la imagen que tenga el consumidor, y su grado de compromiso con la empresa, o como se viene llamando ahora “engagement”, hace que si esta información se presenta accesible al consumidor, éste no solo se posicionará positivamente a favor de la marca, sino que además se podría medir con mayor facilidad la interacción del producto o servicio con el consumidor.

Obviamente hay datos que no son tan relevantes para el consumidor, o que la ley no permite publicar, que no entran dentro de este acercamiento hacia la transparencia. Aquí hablamos de quiénes son nuestros proveedores, nuestros intermediarios, nuestras materias primas, su procedencia… es decir, realizar una trazabilidad del producto o del servicio lo más exhausta posible, de manera que el cliente sepa en todo momento qué está consumiendo y quiénes intervienen en el proceso.

Los contras que tiene este movimiento hacia la transparencia pueden ser innumerables, pero existe un argumento en contra que los aplasta a todos, y es Internet. Si uno no tiene nada que ocultar, no tiene de que temer, y su opacidad en el proceso no tendrá mayor transcendencia en el consumidor, aunque si no hay nada que esconder, ¿Por qué no ser transparentes?… El problema está en intentar ocultar información comprometida, puesto que si una empresa es muy pequeña, es posible que pueda salir airosa si su información no es excesivamente comprometedora. Pero una empresa media, y especialmente una empresa con mucha competencia, está abocada a ser descubierta tarde o temprano, y cuando esta información sale, todos los esfuerzos se quedan pequeños.

En muchos casos, el destape de esa información no alcanza los altavoces clave y no tienen excesiva relevancia, aunque van mellando la posición en el mercado. Pero cuando la repercusión toma fuerza, el margen de maniobra es ínfimo y las posibilidades de extinción son muy elevadas.

En definitiva, el papel de internet ha sido clave para que los consumidores demanden la máxima transparencia en las empresas, exigiendo canales que les permitan conocer cuantas más cosas mejor, convirtiéndolos en niños curiosos que son muy rentables cuando quieren jugar, pero que no paran de llorar cuando algo no les gusta o se han lastimado al probar. Y no hay nada más dañino que hacer a un niño llorar. Así que, cuidado.

Y como siempre, esperamos que os haya gustado. Un saludo a todos y seguid informados en nuestra WEB, a través de las redes sociales FacebookTwitter, Linkedin y Google + y en nuestro canal de Youtube.


  • 0

La Cocina en la Edad Antigua (parte II)

La cocina griega (parte I)

Puede decirse que la vida en la antigua Grecia se desenvolvía siguiendo el ciclo agrícola. Cuando llegaban las primeras lluvias se realizaba la primera siembra, que se terminaba al avecinarse el invierno. Entonces el labrador se veía forzado a un largo periodo de inactividad. La única ocupación de los campesinos era el cuidad del ganado. Sus rebaños los constituían vacas y toros, ovejas, cabras y cerdos. El resto del tiempo se recluían en su hogar para dedicarse al ocio y a consumir los víveres que tenían almacenados.

Al terminar la primavera se iniciaba la recolección de los cereales, que se llevaba a cabo utilizando hoces y guadañas. Las labores de recolección de cereales concluían al iniciarse el otoño y entonces se abordaba otro periodo de intenso trabajo, en el que se acumulaba la vendimia, la cosecha de aceituna y la recogida de higos.

Este tipo de vida hizo de Grecia un pueblo de gente austera y parcas en el yantar.

Su alimentación la constituían fundamentalmente los productos obtenidos de los cereales y la aceituna, complementados con verduras, huevos, aves, carne de cabra y cerdo. Los griegos comían todas las carnes que hoy conocemos, siendo apreciada la de buey.

La bebida habitual era el agua, aunque no desdeñaban un buen vaso de vino.

La dieta de las clases humildes se basaba en un serie de guisos elementales que se preparaban a base de harina, siendo el más popular el ptisane (del que procede la palabra tisana), que consisitía en la cocción de la cebada sin tostar con un poco de vinagre. También realizaban guisos de carne de cerdo, cabra o aves. Asimismo, utilizaban harina de trigo para la realización de pan, del que existían más de 70 variedades, junto con la mezcla de otras harinas como cebada y avena y elementos grasos como aceite, queso o miel. En las tahonas se realizaba una gran variedad de pasteles a los que se les denominaba plakous.

Y como siempre, esperamos que os haya gustado. Un saludo a todos y seguid informados en nuestra WEB, a través de las redes sociales FacebookTwitter, Linkedin y Google + y en nuestro canal de Youtube.


  • 0

14 pasos para una negociación eficiente

En Metodo 403 queremos ayudarte lo máximo posible en tu negocio y en tu vida, por ello, aquí van 14 pasaos para una negociación efectiva:

Paso número 1, la preparación:

La preparación resulta esencial en cualquier proceso de negociación. Por cada minuto de negociación se requiere al menos otro de preparación.

Es importante saber quiénes toman las decisiones en la organización con la que se va a negociar, y cuáles son las necesidades que podría tener cada tomador de decisiones. Además es importante conocer a la perfección cifras importantes como los rangos de descuento o qué factores exógenos y endógenos pueden influir en la negociación.

Pasó número 2, definir el objetivo:

Determina si quieres cerrar un trato en general para luego negociar los puntos específicos, o empezar directamente con los detalles. Si tu finalidad es formar una alianza estratégica, entonces lo más efectivo será negociar en lo general; pero si tu propósito es negociar una compra determinada, es mejor comenzar por lo específico.

Paso número 3, ordenar la información:

Escribe tus intereses principales y ordénalos por importancia, de esta manera podrás presentar una mejor postura y convencer a tu contraparte . Quizás el precio no siempre sea tan importante como el tiempo de entrega y la calidad y eso debe de estar ordenado por preferencia.

Paso número 4, domina tu mercado:

Es importante conocer el campo en el que estarás negociando. Si tu contraparte es un cliente que pertenece a una industria muy competitiva en costos, tendrás que detectar de inmediato que una de sus prioridades es el precio, mientras que un cliente que pertenezca a otro sector más complejo en sus servicios y costes, priorizará por ejemplo la seguridad del producto.

Paso número 5, conoce los estándares:

Es fundamental que tengas valores de referencia y saber cómo y cuándo usarlos. Los valores de referencia los determina el mercado. Saber cuánto cuesta un producto de tipo muy específico quizás no sea tan útil como conocer el de productos similares a los que se vayan a tratar en la negociación.

Paso número 6, ofrece opciones:

Propón alternativas que tu cliente pueda analizar sin compromiso. ¿Qué pasa si lo pago en dos meses?, ¿Cuál es el precio si lo pago al contado? ¿Qué sucede si no quiero el accesorio X?…

Paso número 7, identifica soluciones mutuas

Pregúntate que pasaría si no llegas a un acuerdo con la otra parte: qué es lo peor que puede pensar, que consecuencia tiene la contraparte si no se llega a un acuerdo… Ponernos en estas situaciones ayuda a descubrir nuevas vías de negociación.

Paso número 8, separa resultados:

Concreta acuerdos sin ligarlos a otras negociaciones. Si concediste algo al llegar a un acuerdo, evita que la otra parte ligue esta concesión con otro acuerdo. No hay que sentar precedentes.

Paso número 9, busca la empatía:

Empatiza con tu contraparte. En una negociación cooperativa, donde ambas partes son amigas y tienen como fin común llegar a un acuerdo de ganar-ganar, el resultado es que “el pastel” se incrementa para ambas.

Por el contrario, en una negociación competitiva en donde las partes son adversarios, se divide a tal grado el pastel que se deja valor en la mesa de negociación y las partes no ganan tanto.

Paso número 10, da seguimiento:

Formula un plan de acción de la negociación. Un plan con pasos y acciones tácticas a seguir basados en las estrategias y alternativas consideradas. También incluye tácticas como estrategias de salida, no presionarse o pensar a largo plazo.

Paso número 11, incluye vigencias:

En cualquier propuesta, establecer un límite de tiempo de validez de la oferta es una manera de probar si la otra parte realmente está interesada en cerrar efectivamente. Cuando la fecha fijada se cumple, expira la cotización y las reglas de la negociación deben cambiar.

Paso número 12, evita sorpresas:

Lo peor que te puede pasar en la mesa de negociación es que el cliente te sorprenda con una postura que no habías pensado. Esto se evita con preparación, visualizando cada uno de los posibles escenarios, siendo creativos.

Paso número 13, reconoce el momento del cierre:

Cuando el cliente hace muchas preguntas técnicas, muy específicas, por lo general es una señal que indica que está a punto del cierre. La clave entonces es que cierre contigo y no con la competencia.

Y por último, paso número 14, identifica tus capacidades:

Si tienes una debilidad y reconoces que cedes mucho cuando te presionan, puedes pensar en una alternativa al cierre, una tercera persona con características de negociar más dura que las tuyas. O bien, programarte para ello.

Y como siempre, esperamos que os haya gustado. Un saludo a todos y seguid informados en nuestra WEB, a través de las redes sociales FacebookTwitter, Linkedin y Google + y en nuestro canal de Youtube.


  • 0

Caterpillar

Category : Marcas

Caterpillar es uno de los productores más grandes a nivel mundial en equipos de construcción, motores diesel y de gas natural y en turbinas de gas industriales.

Ha ocupado el número 1 de su industria en las listas de Fortune 100, revista donde aparecen las mayores industrias estadounidenses de capital abierto a cualquier inversor. Sus activos rondan los 26 millones de dólares y es uno de los exportadores líderes en EEUU. Y continúa diversificándose en actividades financieras, de alquiler y especialmente de logística.

Pero no toda su historia fue tan fácil. Su enfrentamiento con la competencia japonesa fue muy duro. Durante los años 80, se produjo un colapso de los mercados de construcción, sufrió una larga recesión económica y se produjo la llamada “fuga” del dólar. Así, Caterpillar pasó en 3 años de 579 millones de dólares de beneficio a 935 millones de pérdidas.

Para revertir esta situación, acometió diversas acciones como reducir los sueldos excesivos, reorganizar la plantilla de 60.000 personas, recortar los precios en los mercados mundiales, introducir nuevos productos, para hogares y granjas, y además realizó un plan de 6 años para la modernización de los 36 millones de metros cuadrados de la fábrica, lo que tuvo un coste de 1,8 billones de dólares.

Los resultados a finales de 1988 supusieron un incremento en las ventas del 22%, y un beneficio de 616 millones de dólares, demostrando que la inversión, si es planificada, es una buena solución para los problemas financieros. Aunque hay que tener en cuenta, que no todas las empresas pueden soportar una situación como esta, pero tampoco sus pérdidas y costes serán comparables, con lo que puede servir de alguna forma para al menos, plantearse la oportunidad.

Y como siempre, esperamos que os haya gustado. Un saludo a todos y seguid informados en nuestra WEB, a través de las redes sociales FacebookTwitter, Linkedin y Google + y en nuestro canal de Youtube.


  • 0

Los problemas interdepartamentales

A lo largo de los años el trabajo en los departamentos se ha parecido más a una competición individual que a una competición por equipos. Si bien es cierto que la palabra competición nos genera ciertas dudas acerca del compromiso con los objetivos básicos que debe tener una empresa, sí que entendemos que la “libre competencia”, que en muchas casos no se cumple, es en cierta medida una justificación necesaria para este término, que pone de manifiesto la necesidad de enfrentarte contra un rival, un competidor, para poder ganar la carrera, obtener un cliente.

En cualquier caso, y aunque seamos más partidarios de que las empresas se dediquen a lo que saben hacer y que no estén continuamente buscando la confrontación con otras empresas, lo que más irrita del asunto es que esta competición ni siquiera se limita a una lucha fuera de la empresa. También, dentro de la empresa se producen batallas por encabezar un movimiento, una opinión o un fin beneficioso exclusivamente para el departamento de turno.

Si preguntas a un responsable de producción, te dirá que los de Marketing se dedican a torpedear su producción lanzando campañas de 3×2 que hacen que se terminen produciendo roturas de stocks; si le preguntas a uno de Marketing te dirá que el departamento Financiero solamente se limita a pagar lo que debe y que no busca el crecimiento más allá de los números sin mirar el interés de los clientes; el Financiero se quejará de que tiene que cuadrar los números y que los demás departamentos no le ayudan en su finalidad… y así tantas combinaciones como queramos, tantos implicados como elementos compongan la empresa. De forma que al final, la actividad empresarial se convierta en una serie de cantones independientes que tienen objetivos individuales que están por encima de los propios de la organización.

Y aunque ya hay muchas empresas que han conseguido superar este problema, generando objetivos generales e implicando a todos en el proceso normal de la empresa, sigo pensando que hay que dar un paso más en la “relación Interdepartamental”, porque no solo supone una merma en la funcionalidad de la empresa que lleva a retrasos constantes y a duplicidades innecesarias que suponen un encarecimiento de los costes. Es también una perdida de información abismal, un desprecio por los descubrimientos de cada especialista de cada departamento, que hace que nos replanteemos si el problema de las innovaciones en este país es solamente fruto de la insolvencia o también lo es de la falta de interés.

Si todo lo que se investiga o se descubre en cada departamento se tuviera en cuenta por todos los integrantes con poder de decisión en la empresa, no sería necesaria una alta inversión en Investigación y desarrollo, o en innovación. Sólo bastaría con sacarle provecho a todos los recursos que utilizamos y guardar las respuestas de las puertas a las que llamamos.

Obviamente no es un proceso sencillo, y requiere de mucho esfuerzo, pero apenas supone un esfuerzo de inversión, y nadie dijo que evolucionar fuera fácil, lo que no se puede es desaprovechar el trabajo porque sea barato o de baja calidad, hay que saber lo que se hace y buscarle a todo una utilidad, no se trata de reciclar trabajadores, se trata de reutilizar la información.

En definitiva, si seguimos tratando como “minucias” al resto de departamentos de la empresa porque no sean el nuestro, nunca conseguiremos crear una buena comunicación interdepartamental en la que la empresa sea un ente unificado y completo.

Y como siempre, esperamos que os haya gustado. Un saludo a todos y seguid informados en nuestra WEB, a través de las redes sociales FacebookTwitter, Linkedin y Google + y en nuestro canal de Youtube.