¿Cómo medir y controlar los resultados en las redes sociales?

Una de las fases más importantes en cualquier estrategia empresarial, aunque no siempre se le preste la máxima atención, es la medición de los resultados. Al igual que en otras acciones de Marketing, en las Redes Sociales debemos medir si el dinero invertido es rentable o no, en otras palabras conocer el ROI (Return On […]

Una de las fases más importantes en cualquier estrategia empresarial, aunque no siempre se le preste la máxima atención, es la medición de los resultados.

Al igual que en otras acciones de Marketing, en las Redes Sociales debemos medir si el dinero invertido es rentable o no, en otras palabras conocer el ROI (Return On Investment).

Pero además, en el caso del Social Media, debemos integrar un nuevo concepto para la medición de los resultados denominado IOR (Impact of Relationship), ya que nos encontramos en un nuevo entorno social donde el marketing  ha transformado la comunicación unidireccional en multidireccional, donde son los propios usuarios los que crean la imagen de marca.

El IOR es una medida basada en cuantificar las relaciones de la marca en las Redes Sociales así como sus acciones, y lo hace a través de cuatro directrices:

1.    Autoridad del contenido de la marca:

Hace referencia a las menciones que tiene la marca en otros soportes que no sean sus propios perfiles sociales. Y podemos medirlas según el número de menciones en blogs, el número de referencias en diarios y portales online, y mediante el uso de contenido de la marca en presentaciones o conferencias.

2.    Influencia de la marca en las Redes Sociales:

Se refiere al número de seguidores/fans que tiene la marca en los distintos perfiles sociales. Se mide según el número de fans en Facebook, el número de seguidores en Twitter, el número de suscriptores a nuestro canal de YouTube y el número suscriptores a nuestro blog.

3.    Participación de los seguidores:

Hace referencia a cualquier tipo de interacción entre los seguidores/fans con la propia marca y su contenido. Se miden a través del número de comentarios en nuestro blog, comentarios y “Me Gusta” en Facebook, retweets en Twitter, valoraciones y comentarios en YouTube.

4.    Tráfico generado en las Redes Sociales a la web de la marca:

Este viene marcado por el número de visitantes que llegan a tu web desde Redes Sociales y cada día gana más importancia ya que conseguimos atraer a los usuarios a la parte más comercial del negocio.

Los objetivos y la monitorización

Una vez definidas estas cuatro directrices, debemos centrarnos en cómo medir los resultados de nuestras acciones Social Media en nuestra empresa. Y para ello debemos tener claro cuál es nuestro objetivo y saber exactamente que vamos a monitorizar.

¿Por qué queremos monitorizar nuestras acciones en Redes Sociales?

Si la respuesta es porque lo hacen todos, entonces tenemos un problema de base, y sería más interesante plantearnos si merece la pena continuar avanzando en las redes sociales.

Debemos tener en mente un objetivo para monitorizar nuestras acciones en Redes Sociales. Por ejemplo, si es para monitorizar porque necesitamos saber cuándo se dice algo sobre mi empresa en Internet ya sea bueno o malo; para responder con rapidez y eficacia a las consultas o sugerencias de nuestros clientes; para monitorizar palabras relacionadas con nuestro sector para poder interactuar con potenciales clientes y saber lo que se habla sobre ello en la red, o por todo esto y mucho más.

Tener un objetivo final en la cabeza nos ayudará a ir por buen camino, utilizar las herramientas que más nos interesen y en definitiva hacer que nuestras acciones en Social Media sean más efectivas.

¿Qué vamos a monitorizar?

Lo más recomendable para empezar a monitorizar es el propio nombre de nuestra empresa, nombres de nuestros productos, palabras clave de nuestro sector y a nuestra propia competencia para estar al día también de lo que se dice de ella.

Esto se realiza a través de un análisis del entorno de la situación y de objetivos, apoyándonos en una Matriz DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades)

Nunca olvides la importancia de tener controladas tus acciones, tener el control de una situación es más importante que el crecimiento. Parafraseando aquel anuncio, “la potencia sin control no sirve de nada”.

Esperamos que os haya gustado. Recordad que tenemos nuevo blog y que tenéis más información en nuestra WEB y a través de las redes sociales en Facebook, Twitter, en Linkedin en Google + y también en Youtube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *