Cruzber y su proceso de internacionalización

Generalmente se piensa que solo las grandes empresas tienen capacidad para exportar, pero también las pequeñas empresas, incluso las de carácter familiar, pueden crear una estructura adecuada, con una coordinación óptima, capaces de afrontar con éxito la aventura de la exportación. CRUZBER nació en Rute, un pueblo del Sur de la provincia de Córdoba famoso […]

Generalmente se piensa que solo las grandes empresas tienen capacidad para exportar, pero también las pequeñas empresas, incluso las de carácter familiar, pueden crear una estructura adecuada, con una coordinación óptima, capaces de afrontar con éxito la aventura de la exportación.

CRUZBER nació en Rute, un pueblo del Sur de la provincia de Córdoba famoso por la elaboración de dulces navideños y anís. Sin embargo, estos vecinos inquietos de CRUZBER, se dedicaron a industrias poco tradicionales, como es la fabricación y exportación de accesorios para automóviles…

En 1963, D. Antonio Cruz Luna, un mecánico formado en el taller de su padre en Rute, se planteó crear su propia empresa. Con su apellido (CRUZ) y las primeras letras de su esposa (Bermúdez) construyó el nombre de la empresa Cruzber y pronto comenzó a elaborar productos metálicos, primero sobre pedido y más tarde en serie, de portaequipajes para automóviles y mobiliario metálico: sillas, mesas y mesas para televisión. En la actualidad, es la única empresa de Andalucía que se dedica a la fabricación de portaequipajes, barras portantes o accesorios para vehículos.

A finales de 2008 la empresa contaba con más de 8.000 metros cuadrados de instalaciones fabriles en Rute y una oficina comercial en Madrid. La plantilla de Cruzber alcanzó 50 empleados: 6 Directivos, 4 Técnicos, 2 en I+D, 5 en Atención al Cliente y 33 en Producción, almacenes y oficinas.

Su proceso de internacionalización comenzó con algunas ventas al exterior, Líbano e Irlanda, como consecuencia de contactos originados por la asistencia como expositores al Salón del Automóvil de Barcelona. Este proceso se refuerza con la importante modernización de 1995, que supuso una optimización tecnológica de sus recursos.

Expansión Internacional

Los hermanos Cruz contactaron con un consultor empresarial para poder afrontar con éxito sus nuevos retos, y explicaron al consultor como habían realizado el proceso de internacionalización, que desde luego, había tenido buenos resultados pese a los reducidos medios disponibles.

Desde su fundación hasta finales de la década de los 70 del siglo XX las ventas de Cruzber crecieron a la par que su red de clientes iba cubriendo toda España. En aquel momento, el mercado interior comenzó a dar signos de saturación lo que animó a los directivos de Cruzber a la búsqueda de nuevos mercados exteriores para sus productos.

Las etapas del proceso de internacionalización fueron los siguientes:

  • Inicio: Consecuencia de contactos surgidos por la asistencia como expositores al Salón del Automóvil de Barcelona. A partir de este momento se realizan exportaciones esporádicas sin continuidad y sin dedicación a su fortalecimiento.
  • Primer mercado estable: Marruecos. Arranca con el nombramiento de un representante en Marruecos, el cual se contactó a través de la feria de Motortec del año 1993, etapa de crisis económica a nivel nacional, con una buena evolución desde entonces.
  • Exportación a través de intermediarios, entre los que destacan Italrecambios y Zepol Marín. Esta relación no fue fruto de una actitud activa hacia la exportación, sino que son empresas españolas que conocieron el producto y contactaron con la empresa.
  • La conquista de otros mercados próximos. Comenzó por la aproximación de un cliente portugués que realizaba compras en España y de otro proveedor que tenía mejor precio pero con problemas de gama y servicio.

Además de la participación en la Motrotec, la presencia en la Automechanika de 1998 supuso un cambio en el proceso de internacionalización, siendo el inicio de relaciones con otros clientes extranjeros y de la actividad más firme en la promoción de productos en el exterior.

Todo esto, refleja de nuevo la importancia de la participación y presencia en las Ferias Internacionales del sector. Un recurso que se ha convertido en una obligación, más que en una ventaja añadida.

Y como siempre, esperamos que os haya gustado. Un saludo a todos y seguid informados en nuestra WEB, a través de las redes sociales FacebookTwitter, Linkedin y Google + y en nuestro canal de Youtube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *