La gestión de Compras en las empresas constructoras

La Importancia de las compras para las empresas Las compras en las empresas constructoras suponen el 69,1% de sus ingresos y el 74% de sus costes. Estas cifras por si solas nos dan una idea de la importancia de una adecuada gestión de las compras de cara a obtener resultados positivos en las cuentas de […]

La Importancia de las compras para las empresas

Las compras en las empresas constructoras suponen el 69,1% de sus ingresos y el 74% de sus costes. Estas cifras por si solas nos dan una idea de la importancia de una adecuada gestión de las compras de cara a obtener resultados positivos en las cuentas de explotación.

Ninguna empresa que pretenda ser competitiva puede obviar estos datos y debe tener en cuenta que cualquier reducción en sus costes de aprovisionamiento repercutirán de forma exponencial en su cuenta de resultados.

Sin embargo, si estudiamos los organigramas de las medianas y grandes constructoras nos encontramos con que la gestión de las compras, en muchos casos, queda relegada a un segundo nivel, con un jefe de Compras que dependen del director técnico, del director de construcción o incluso del director financiero.

Compras en la industria vs Compras en la construcción

En estos entornos industriales, tanto la necesidad como la toma de decisiones y el control sobre el aprovisionamiento se realizan en el mismo centro de producción. Es por tanto muy factible establecer una gestión centralizada de las compras.

En el sector de la construcción nos encontramos con centros de producción diseminados por todo el territorio nacional, e incluso por todo el mundo en el caso de las grandes constructoras, que además tienen una vida muy corta.

Por otra parte, un porcentaje muy importante de las compras de estas empresas, se realiza con proveedores locales, debido a lo atomizados que resultan algunos mercados.

¿Cómo debe ser la estructura de las compras?

Tener un fuerte control de las compras, junto con una centralización orientada a conseguir economías de escala, puede ayudar a alcanzar el objetivo de ahorro en los costes de aprovisionamiento.

Sin embargo, dejar en manos de un departamento central todas las compras implica tener un conocimiento de mercados locales muy difícil y costoso de gestionar, en cuanto a recursos empleados en la central de compras.

Además, supondría una perdida de agilidad muy necesaria en la gestión de compras de menor relevancia, retrasando sin duda los, ya de por sí, muy ajustados plazos de ejecución.

Al encontrarnos con este inconveniente podemos pensar en el extremo opuesto, la descentralización total de la gestión de Compras. En este caso, debemos confiar en que cada jefe de obra conozca a la perfección todos los posibles proveedores que necesita utilizar en cada fase de su obra y que sea un auténtico profesional de la compra. Teniendo en consideración que perderíamos todas las economías de escala y la visión global de las compras en las obras.

¿Cómo realizar las compras con éxito?

Para tener éxito en las compras, el proceso debe estar planificado como una actividad más dentro del proyecto. Debemos tener claro el timing completo de la compra: análisis de la necesidad, búsqueda de posibles proveedores, envío de peticiones de oferta, rondas de negociación y adjudicación final.

Deben hacerse análisis, búsqueda de proveedores adecuados y crear competencia. Además las peticiones de información realizadas deben contener el mayor número de información posible.

Las revisiones de precios son un tema muy difícil de plantear pero ineludible cuando tratamos las compras de algunos materiales con una alta volatilidad.

En la negociación de las revisiones de precios debemos fijar tres aspectos: La base de revisión, El índice de revisión y La periodicidad de la revisión.

Por otro lado, los Acuerdos Marco deben ser enfocados como acuerdos de mínimos, mínimo precio y mínimo compromiso por nuestra parte. Estos acuerdos pueden tener una duración anual, y cuando los revisemos no debemos olvidar poner en competencia a todas las empresas del sector. La comodidad de renovar los acuerdos sin investigar el mercado es muy mala compañía y lo que un año ha sido beneficioso se puede volver en nuestra contra.

Nunca debemos olvidar que la competencia es nuestra aliada.

Esperamos que os haya gustado. Recordad que tenemos nuevo blog y que tenéis más información en nuestra WEB y a través de las redes sociales en Facebook, Twitter, en Linkedin en Google + y también en Youtube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *