El camino del Control del Gasto

  • 0

El camino del Control del Gasto

Como ya desarrollamos anteriormente en el artículo Dos Caminos con un mismo destino  la forma más factible de la mayoría de empresas del mercado para evitar el fracaso es a través del control de gastos.

Este camino se basa en el control de cuatro pilares básicos: los gastos estructurales, los gastos generados por la actividad, los gastos en tecnología y desarrollo, y los gastos generados como consecuencia de la actividad.

Todos estos gastos guardan partidas en común, y en muchos casos, las modificaciones de uno afectan a las del otro, pero su planificación y control deben realizarse de manera separada para evitar duplicidades y poder conocer donde se encuentran exactamente los problemas.

El primer tipo de gastos, los estructurales, hacen referencia a la carga financiera que tiene que soportar la empresa cuando no está realizando ninguna actividad. Este tipo de gastos, en la mayoría de los casos, son imposibles de evitar, ya que sin unas inversiones mínimas, no se podría realizar la actividad empresarial.

Pero esta circunstancia no puede llevarnos a tener todos nuestros activos en nuestra propiedad, porque existen muchas fórmulas en la actualidad, que permiten a la empresa flexibilizar el gasto e incluso transformar gastos estructurales en gastos generados por la actividad.

Los gastos estructurales que suponen una mayor carga financiera para la empresa son los activos, que en muchos casos pueden flexibilizarse a través del  renting. Otros gastos estructurales como el de personal, pueden externalizarse en algunos casos, evitando tener plantillas sobredimensionadas que no se correspondan con el volumen real de trabajo de la actividad.

El segundo tipo de gasto, los generados por la actividad empresarial, son más flexibles ya que en muchos casos son costes variables que dependen directamente de la producción. Estos gastos deben ceñirse estrictamente a la productividad, y deben ser lo suficientemente flexibles como para soportar períodos puntuales de inactividad, es decir, que debemos negociar con los proveedores en función de nuestras posibilidades, sin cegarnos por ofertas o promociones que solo supondrían un ahorro para empresas de mayores dimensiones que la nuestra.

El tercer tipo de gasto es el de tecnología y desarrollo. Este tipo de gasto siempre es fundamental porque ayuda a reducir los costes asociados a la producción o al servicio, pero debe de limitarse a nuestras necesidades y capacidades de gestión. Por poner un ejemplo de nada sirve tener la mejor planta tecnológica, si luego tenemos sobreproducción.

También aquí el Renting te permite obtener tecnología útil para la empresa, sin tener que asumir las fuertes cargas que genera una tecnología en propiedad, por lo que se puede flexibilizar todo lo que queramos nuestra inversión en tecnología.

Por último, los gastos generados como consecuencia de la actividad, son los más obviados, y en muchos casos suelen ser los que más daño causan a la empresa, porque no solo actúan sobre los resultados económicos, también lo hacen sobre la imagen de la empresa. Gastos derivados de una mala atención al cliente, una mala recepción de pedidos, una incorrecta prestación de un servicio… pueden ser habituales en la empresa, y aunque hay que intentar reducirlos a 0, sabemos que sería una situación utópica.

Pero aunque estos gastos no puedan reducirse a 0, lo que es imperdonable es que no existan mecanismos para registrar e intentar corregir estas situaciones en el futuro, y aún peor, que no exista una preocupación posterior por resolver los problemas generados en el cliente. Problemas que, bien resueltos, pueden contribuir a la satisfacción y fidelización de los clientes.

En definitiva, este camino se basa en la planificación y el control de todos los gastos, buscando ser competitivos en el coste y ajustando los recursos a nuestras capacidades. Cuanto menos improductivos seamos, mayor ventaja competitiva generaremos.

Esperamos que os haya gustado. Recordad que tenemos nuevo blog y que tenéis más información en nuestra WEB y a través de las redes sociales en Facebook, Twitter, en Linkedin en Google + y también en Youtube.