El Autocontrol en la publicidad

  • 0

El Autocontrol en la publicidad

Seguro que muchos habéis oído esto alguna vez en la tele o en la radio: “La publicidad es una ventana a la que todos tenemos acceso. Por eso desde AUTOCONTROL trabajamos por una buena publicidad: por una publicidad veraz, legal, honesta y leal.”

Este anuncio corresponde a AUTOCONTROL, antes denominada Asociación de Autocontrol de la Publicidad (AAP). Una asociación sin ánimo de lucro y compuesta por los principales anunciantes, agencias y medios de comunicación, creada en 1995 y encargada de gestionar el sistema de autorregulación publicitario español.

Los sistemas de autorregulación son según ellos: “la respuesta de la propia industria a la exigencia de la sociedad para que existan unas garantías de confianza y credibilidad en la publicidad. Por tanto, la autorregulación publicitaria no pretende ser un sustituto del control legal, sino servir de útil complemento a éste -mediante la corregulación-.”

Su actividad se divide en tres ámbitos distintos: La tramitación de las reclamaciones presentadas por los consumidores, las asociaciones de consumidores y las empresas; La elaboración de códigos deontológicos y aplicación de estos por el Jurado de la Publicidad; Y por último el servicio de consulta previa o Copy Advice, que asesora sobre la corrección ética y legal de las campañas antes de su emisión.

Con estas medidas y según ellos: “Los consumidores se benefician de la autorregulación, que les garantiza una publicidad responsable, a través del sistema gratuito de reclamaciones, que resuelve un jurado formado por expertos independientes de forma ágil y eficaz. La industria también se beneficia al disminuir los actos de competencia desleal.”

Este sistema de resolución de controversias de AUTOCONTROL es el único organismo privado español que ha sido reconocido por la Comisión Europea por cumplir los requisitos y principios de independencia, transparencia, contradicción, eficacia, legalidad, libertad de elección y derecho de representación por parte del consumidor, establecidos en la Recomendación 98/257/CE. De esta forma, AUTOCONTROL fue incorporada en el año 2000 ala Red EJE (Red Extra-judicial Europea) de la Comisión.

Pero además de todo esto en los últimos años con la explosión de la publicidad en internet, han buscado implantar su regulación de veracidad, legalidad, honestidad y lealtad al consumidor, pero ahora en internet, con la gestión, de forma conjunta con AECEM y Red.es, de Confianza Online, un sistema de autorregulación integral en internet, que seguro que muchos de vosotros habéis podido ver en muchas páginas webs. Un sello que presentan las webs adheridas voluntariamente, que deben cumplir una serie de compromisos éticos y de responsabilidad, planteados por la organización.

No obstante habría que tener en cuenta un par de aspectos. El primero es que el Jurado de la publicidad está formado por supuestos “expertos de reconocido prestigio en las áreas de derecho, comunicación comercial, economía, etc.”, aunque no se identifica a ninguno de ellos. Y el otro es que el Instituto Nacional de Consumo (INC), perteneciente al estado, participa en la elección del 25% de sus componentes. Lo que no garantiza en mi opinión, que no vaya existir ningún tipo de beto o interés determinado en una campaña en concreto.

Es decir, obviamente es importante que haya un elemento regulador de los excesos del consumidor, pero no deja de ser un juez con intereses, formado por los anunciantes, agencias y medios de comunicación más poderosos del país, que tienen sus propias guerras a diario y que ganan y pierden dinero con el proceso de la publicidad.

No se trata de sospechar sobre los intereses de destruir o magnificar una campaña de publicidad concreta, pero permítaseme la posibilidad de dudar del objetivo de buscar el autocontrol en la publicidad. Porque si bien es cierto que no todo vale, y que hay que respetar al consumidor siempre, no lo es menos, que se sigue atentando contra la veracidad, legalidad, honestidad y lealtad al consumidor. Y  solo en algunos casos, cuando entra en escena aspectos provocadores que siempre suelen ser los mismos, la mano implacable actúa sobre ellos, para evitar el daño en el consumidor. Y después de esto me pregunto si han intentado salvarnos a nosotros del daño, o al propio mercado.

Y como siempre, esperamos que os haya gustado. Un saludo a todos y seguid informados en nuestra WEB, a través de las redes sociales FacebookTwitter, Linkedin y Google + y en nuestro canal de Youtube.