Crevecería Los 100 Montaditos

  • 0

Crevecería Los 100 Montaditos

Para celebrar hoy el día de Andalucía, desde Método 403 hemos pensado que sería interesante “homenajear”, por así decirlo, a una empresa de origen andaluz, que aunque actualmente tiene sus centros más importantes de decisión en Madrid, fue una cadena que nació en Andalucía y  que durante mucho tiempo ha mantenido una conexión temática fuerte con la tierra y que incluso le ha servido para impulsar su desarrollo nacional y posteriormente, internacional.

La empresa de la que hablamos es la “Cervecería Los 100 Montaditos”. Esta franquicia tan conocida en la actualidad, nace en el año 1999 en Islantilla (Huelva). Su local original apenas tenía apenas 20 metros cuadrados,  pero su éxito con su famoso “montadito”  le llevó a ocupar el local  de la competencia, ampliándose su espacio a unos  150 metros cuadrados. Algo no muy relevante dada la dimensión actual, pero que ya pone de manifiesto el potencial de esta marca desde sus inicios. A partir de aquí, experimentó un crecimiento exponencial, cuyo éxito se fue expandiendo por toda la península.

Por cuestiones de imagen, “Cervecería Los 100 Montaditos” decidió asentarse en Cádiz (Andalucía), para vincularse a la tierra y a la tradición gaditana de las “tabernitas” . Prueba de este vínculo, es que muchas de las imágenes que conforman la decoración del local son imágenes antiguas de Cádiz, que intenta mantener con los años algo de aquello que fue en su origen.

En el año 2000 se convierte en una franquicia de la mano del empresario José María Fernández Capitán. Y poco a poco comienzan a desplazar su centro de decisiones a Madrid, en busca de una mejor situación geográfica y de un mejor entorno económico, que suelen ofrecer las capitales de un país.

Desde que se convierte en franquicia, sus planes de expansión por España comienzan a quedarse cortos, y la cadena empieza a traspasar nuevas fronteras, empieza en un país próximo como Portugal y continúa en Francia. Pero al mismo tiempo, comienza a enfocar su salida del territorio europeo, poniendo su foco de atención en América, y especialmente en EE.UU. La posterior expansión a Méjico y Colombia, han servido para diversificar su riesgo, pero para la cadena de “Cervecería Los 100 Montaditos”, EE.UU sigue siendo el eje principal, para tener éxito en su proceso de expansión global.

El año 2008 supone el impulso más importante de la historia de la franquicia, cuando el grupo crea EUROMONTADITO, una sociedad que le permitirá no solo crear con unas de las promociones más exitosas del mercado, con la carta al completo por 1 euro, sino también desarrollar un plan de expansión internacional muy importante.

A partir de aquí la cadena ha experimentado distintas fases y se ha visto envuelta en numerosos cambios, para muchos demasiados. Los consumidores se han perdido en la confusión y la imagen de marca ha sido muy volátil e irregular.

Sin embargo, “Cervecería Los 100 Montaditos” es una franquicia que ha revolucionado el mundo de la hostelería, con sus admiradores y sus detractores, una franquicia nacida en una tierra donde con poca agua, brotan muchas ideas, pero donde es difícil no terminar trasplantado en otro lugar si uno no quiere dejar de crecer.

Y como siempre, esperamos que os haya gustado. Un saludo a todos y seguid informados en nuestra WEB, a través de las redes sociales FacebookTwitter, Linkedin y Google + y en nuestro canal de Youtube.


  • 0

Las obligaciones de las franquicias

Ya hemos hablado aquí de las franquicias y de cómo es su proceso de internacionalización. Pero para emprender este tipo de aventuras empresariales, debemos ser conscientes de que existen unas determinadas obligaciones, que aunque son específicas de cada franquicia, suelen compartir una línea y debemos conocer antes de invertir nuestro valioso tiempo.

Por lo general, en el sistema de franquicia existen una serie de intereses comunes, que han de prevalecer por encima de los particulares tanteo del franquiciador como del franquiciado:

  •  Conservación y mejora de la imagen de marca.
  •  Conservación escrupulosa de los estándares de calidad.
  •  Satisfacción total del cliente tanto en servicio como en producto.
  •  Incremento de cuota de mercado.
  •  Competitividad del producto.
  •  Imagen corporativa y servicios idénticos para todos los pertenecientes a la cadena.

Pero además, en la mayoría de  franquicias, el Franquiciador se compromete a cumplir una serie de obligaciones con el franquiciado. Por ejemplo, en el caso de “Cervecería Los 100 Montaditos” las obligaciones del franquiciador son:

  • Conocimiento del mercado: La cadena es consciente de que tiene que poseer información abundante sobre las características del mercado en el que sus franquiciados desarrollarán su actividad, facilitando un asesoramiento permanentemente.
  • Concesión de la licencia de marca: La cadena siempre garantiza la validez de los derechos de sus franquiciadores sobre los signos de identificación como la marca, nombre comercial, logotipo, rótulos…, asegurando al franquiciado ser licenciatario de una marca registrada.
  •  Promoción: La cadena suele garantizar una importante labor de continua promoción de la marca y de publicidad conjunta de los franquiciados, para que la cadena sea aún más conocida y goce una óptima imagen pública.
  •  Transmisión del Know-how: La cadena busca inculcar a los franquiciados de la red un “Saber hacer comercial testado”, traducido en una forma de comercialización original, específica, transmisible, controlada, actualizada y diferenciada.
  •  Asistencia: Es una continuación o prolongación de la transmisión del Know-how, asegurando este asesoramiento continuo no sólo antes de la apertura del establecimiento, sino también tras ella.

También el franquiciado debe comprometerse a una serie de obligaciones, que por ejemplo en el caso de “Cervecería Los 100 Montaditos” son:

  •  Obligación de no competencia: El franquiciado no puede abrir otro establecimiento para otra cadena u otra marca competencia de ésta.
  •  Obligación de confidencialidad: Debe guardar celosamente el secreto sobre el know how y el método que le son comunicados por el franquiciador.
  • Respetar los métodos comerciales: El franquiciado asumirá los métodos y procedimientos aportados por el franquiciador, siguiendo las directrices comerciales y de gestión. Así pues, el franquiciado aceptará un cierto seguimiento y control sobre su actividad. El franquiciado no venderá productos no previstos en el contrato. El local estará diseñado y decorado según las instrucciones del franquiciador.
  • Obligaciones de comunicación: La comunicación será constante, y el franquiciado comunicará cualquier novedad, de igual forma que la Cervecería 100 Montaditos comunicará al franquiciado las novedades que, en producto o en sistemas, se puedan producir y que beneficien a la cadena en su conjunto y a los franquiciados en particular.
  •  Participar en la publicidad acordad: El coste de la publicidad de la cadena se reparte entre franquiciador y franquiciado.
  • Obligación de aprovisionamiento: El franquiciador tiene unos proveedores concertados, con unos precios que se revisan periódicamente. Esas ventajas son transmitidas en su integridad a los franquiciados.

En cualquier caso, sean cuales sean esas obligaciones, lo importante es tener claro siempre, y en todo momento, en qué consisten y si realmente nos interesa comprometernos a ello.

Y como siempre, esperamos que os haya gustado. Un saludo a todos y seguid informados en nuestra WEB, a través de las redes sociales FacebookTwitter, Linkedin y Google + y en nuestro canal de Youtube.