El estudio “Vainilla o pistacho”

  • 1

El estudio “Vainilla o pistacho”

“Vainilla o Pistacho” es un importante estudio de Christopher Hsee del Chicago School of Business, realizado junto a compañeros de profesión, que demostró la influencia de “cuantificar” las elecciones posibles que tiene disponibles el consumidor.

El estudio se basaba en una elección simple: a los participantes se les ofreció la opción de trabajar seis minutos por un galón de helado de vainilla o siete minutos por uno de pistacho.

En condiciones normales, menos del 30% escogía la tarea más larga, la de siete minutos, que la elegían porque les gustaba más el helado de pistacho.

Para los estudiosos de la felicidad, eso no es difícil de interpretar, ya que los que quieren helado de pistacho están más motivados para trabajar más tiempo por el sabor preferido.

Pero el experimento ofrece una comparación extra, vital para entender el objetivo del estudio.

A otro grupo de participantes se les ofrecieron las mismas opciones, pero con un sistema de puntos. Es decir, trabajar seis minutos les daba 60 puntos; trabajar siete minutos les daba 100.

Y una vez establecido los puntos por trabajo, se marcaba otro sistema de puntos igual, que permitía canjear sus puntos por uno de los sabores mencionados anteriormente. Con entre 50 y 99 puntos recibirían un galón de helado de vainilla y con 100 puntos, uno de pistacho.

A pesar de que las acciones y los efectos eran los mismos, la introducción del sistema de puntos afectó dramáticamente la elección de la gente. La mayoría escogió trabajar por más tiempo para ganar los 100 puntos para poder recibir el helado de pistacho, a pesar de que el 70% dijo que le gustaba más el helado de vainilla.

Basado en este y en otros experimentos, Hsee concluyó que los participantes estaban maximizando sus puntos a expensas de maximizar su felicidad.

Los puntos son sólo un medio, algo que nos permite conseguir algo que disfrutaremos.

Pero el hecho de que esos puntos son fáciles de medir y comparar,  100 es obviamente más que 60 y por tanto eclipsa el hecho de que un helado nos gusta más que el otro.

Esto pone de manifiesto que el comprador tiende a elegir un producto o servicio comparando los precios, ofertas… sin detenerse a pensar si ese producto o servicio le generará  la misma satisfacción que otro. Algo que no beneficia ni a la empresa ni al consumidor o usuario, ya que las estrategias usadas habitualmente en la actualidad suelen generar efectos de confusión en el consumidor, alterando los resultados y dificultando las previsiones.

Esperamos que os haya gustado. Recordad que tenemos nuevo blog y que tenéis más información en nuestra WEB y a través de las redes sociales en Facebook, Twitter, en Linkedin en Google + y también en Youtube.


  • 0

La felicidad para fidelizar al consumidor

Para entender bien al consumidor y poder optimizar su ciclo de vida en la empresa, no basta con analizarlo estadísticamente o con tener recogidas sus opiniones y quejas, sino que hace falta “sensibilizar”, sin caer en lo improductivo, las estrategias que relacionan a la empresa con los clientes. No solo aquellas que tienen que ver con la comunicación, sino todas aquellas que de algún modo pueden evitar un futuro problema con el cliente o simplemente mejoran la rentabilidad del mismo.

Uno del aspecto más complejo que maneja el consumidor o usuario, es la felicidad. A muchos puede parecerle extraño, incluso para algunos inapropiado, relacionar la felicidad con el proceso comercial, pero este aspecto es muy influyente en la toma de decisiones de compra, y si se activa correctamente, arrastra muchos otros aspecto que generan en el cliente una satisfacción total que otorgan al producto una ventaja diferencial frente a la competencia, muy difícil de contratacar.

No estamos de hablando de algo especialmente novedoso, puesto que este tema ya se ha abordado en grandes empresas en busca de vincular la imagen de la empresa con la sensación de “Felicidad”. Pero este intento se ha quedado en la superficie, no ha calado en el interior del producto o servicio, o en el propio modelo de negocio.

Problemas para integrarlo a la estrategía empresarial

Grandes campañas de publicidad, que han requerido de grandes inversiones, han fracasado en el intento de generar una respuesta sensorial en el consumidor semejante a la felicidad. Esto se ha producido porque no ha existido una voluntad por conocer realmente qué necesidades son las que mueven realmente a los consumidores para acercarse a la felicidad.

Lo que está claro es que la felicidad es un estado complejo y nebuloso, para algunos se alcanza satisfaciendo las pequeñas necesidades que nunca se repiten, pero para otros se alcanza satisfaciendo las tres o cuatro necesidades básicas que siempre se repiten.

Pero lo que lo hace tan complicado de controlar es que no es un atributo como la altura, el peso o la renta, que pueden ser fácilmente medidos con un número.  Además hay que sumar que la memoria imperfecta y la imaginación hacen que las elecciones, momento a momento, no siempre reflejen los verdaderos intereses del consumidor o usuario en el largo plazo. Parece incluso que el mero acto por parte del consumidor de tratar de medir lo que le satisface más le puede distraer y desviarnos a nosotros de nuestro objetivo.

Pese a las dificultades, existen formas para cuantificar esos valores cualitativos y clasificarlos asignándoles una valoración, de forma que permiten integrar estos conceptos a la planificación de estrategias de la empresa.

Un importante estudio de Christopher Hsee del Chicago School of Business, realizado junto a compañeros de profesión, mostró la importancia de los valores en la elección de los consumidores. Es un estudio conocido como  “Vainilla o Pistacho”.

En definitiva, todo esto pone de relieve que si queremos diferenciarnos de la competencia, no solo basta con una investigación cuantitativa, la parte cualitativa cobra aquí un interés mayor aún si cabe, ya que permite trabajar con conceptos muy complejos que las matemáticas y estadísticas tienen problemas para abordar.

Esperamos que os haya gustado. Recordad que tenemos nuevo blog y que tenéis más información en nuestra WEB y a través de las redes sociales en Facebook, Twitter, en Linkedin en Google + y también en Youtube.


  • 0

El mercado agroalimentario en Suiza

Suiza es un país muy interesante para el mercado agroalimentario, especialmente para aquellas empresas que se ven ahogadas por la fuerte competencia de las marcas blancas.

Con una superficie aproximadamente como la de Extremadura, con unos 8 millones de habitantes y con un alto poder adquisitivo, en torno a los 52.000 euros al año de media, el doble que en España. Suiza cuenta con un alto nivel de población extranjera, en torno al 23%, de los cuales un porcentaje muy significativo están altamente cualificados.

Encontramos cuatro zonas bien diferenciadas: La zona alemana, la francesa, la italiana y la romanche. Sin embargo la región Romanche apenas llega al 1% del peso del mercado, un mercado que podríamos dividir en los otros 3, destacando la zona alemana con casi el 65% del peso del mercado. Además, esta zona es la más favorable para los productos españoles, ya que gozan de una gran acogida entre la comunidad de la zona, lo que la convierte en una zona habitual para las empresas españoles que empiezan a exportar en el país.

Su población se concentra especialmente en Zúrich (1,2 millones de habitantes), seguido de Ginebra (0,5 millones), Basilea (0,5 millones) y Berna (0,3 millones).

Suiza es conocido por no ser miembro de la UE y por su alto grado de liberalización. Existe una alta concentración del mercado en los 2 mayores grupos, COOP y MIGROS, que controlan casi todos los canales de distribución, segmentos y actividad en general, desde el fabricante al distribuidor, pasando por el importador.

Entre las características más influyentes de la demanda en Suiza destacan la regionalidad de los productos, su novedad e innovación, el respeto al medio ambiente y las certificaciones BIO, ECO… De todas ellas, la primera (regionalidad del producto), es la más determinante para los suizos a la hora de hacer la compra.

Por último, y como adelantamos al inicio, Suiza es un país con escasa cultura del hard discounter. Hasta 2005 no entraron los grandes Hard Discounters alemanes en Suiza, Aldi y LIDL. La escasa cobertura nacional de los importadores hace que estos, sean muy activos en promociones.

Estas características hacen de Suiza un país único y realmente interesante para la exportación de productos diferenciados, que pretendan obtener un posicionamiento alto. Eso sí, deben ir acompañadas de un cuidado en la calidad y en la imagen que será exhaustivamente analizado por el mercado suizo.

Esperamos que os haya gustado. Un saludo a todos y seguid informados en nuestra WEB y a través de las redes sociales en Facebook, Twitter, en Linkedin y en Google +.


  • 0

Monográfico Suiza

Suiza es un pais pequeño, cuya población ronda los 8 millones de habitantes, su capital es Berna y destacan otras ciudades como Zurich, Basilea, Lausana o Winterthur. Un 15% de ella tiene menos de 14 años y en torno a un 17%, tiene más de 65. Una población distribuida en partes iguales entre hombres y mujeres, donde destacan 3 grupos étnicos destacamos a los Alemanes, franceses e italianos. Y entre las religiones: Católicos, protestantes, musulmanes y ortodoxos

ch

Fuente: http://flagpedia.net/

Su moneda oficial es el Franco suizo y su PIB supera los 36 billones de dólares, con un crecimiento real del 1%. Su tasa de paro ronda el 3% y su tasa de inflación es negativa, en torno al 0,5 y 1 por ciento.

Por sectores, la Agricultura supone apenas el 2% del PIB, por debajo de la Industria (28%) y el sector Servicios (70%).

Características de los Sectores:

Sector agrícola:

En la comparación, el sector agrícola suizo se caracteriza por: su reducido peso en la economía nacional y por sus estructuras productivas de pequeño tamaño. Además de su alta dependencia del exterior en la alimentación: El sector agrario suizo abastece a un 93% de la demanda interna cárnica, pero sólo al 46% de la demanda de productos de origen agrícola.

Los productos más destacados son la carne y los productos lácteos. En especial destaca el queso, que es el producto alimentario más exportado.

Es un sector protegido frente al exterior, siendo frecuentes los diversos contingentes, tasas arancelarias y otras medidas proteccionistas frente al exterior.

También se incentiva el mercado nacional con subvenciones, especialmente a la agricultura biológica. No obstante esta en un proceso continúo de liberación con la UE, a través de acuerdos y comités mixtos.

Sector de la industria:

Cabe destacar la industria joyera y relojera. Siendo muy destacada la producción de las armas deportivas.

El núcleo industrial se localiza principalmente en la ciudad de Biel, donde destacan industrias como la farmacéutica, metalúrgica o de maquinaria.

La mano de obra suiza goza de gran reputación a nivel mundial debido a su alta cualificación. Acostumbrada a importante inversión de recursos en múltiples empresas, con aportaciones económicas del sector público, a la I+D.

La construcción es un mercado variable y muy controlado por la Administración.

Sector servicios:

Básicamente destacan los servicios financieros y de seguros. El turismo es la tercera fuente más importante de las exportaciones casi el 6% del total de las exportaciones.

Esperamos que os haya gustado. Un saludo a todos y seguid informados en nuestra WEB y a través de las redes sociales en Facebook, Twitter, en Linkedin y en Google +.


  • 0

El Teletrabajo

Para celebrar nuestro post número 50, hemos aprovechado la oportunidad para hablar de una de las formas de trabajo básicas para nuestro proyecto, y que más flexibilidad y opciones nos otorga a muchos, el Teletrabajo.

¿En qué consiste?

En la actividad empresarial, muchas de las tareas que se realizan no requieren de una presencia física del trabajador y pueden ser realizadas desde la distancia, a través de las diversas alternativas tecnológicas existentes.

Gracias al Teletrabajo se disminuyen los tiempos de desplazamiento y se reducen los tiempos muertos sin tareas, permitiendo una mayor flexibilidad a la hora de planificar el trabajo en la empresa. Esto amplía el concepto de lugar de trabajo, ya no tiene que limitarse a una oficina, puede ser tu propia casa, la de un amigo, un hotel, un cibercafé o cualquier otro lugar.

Además, esta forma de trabajar no solo permite facilitar el trabajo a los empleados, sino que también permite integrar a personas que no pueden tener una regularidad en su trabajo por problemas físicos, personales, de residencia o de cualquier otro tipo, ampliando las posibilidades de contratación de personal.

La influencia de la estructura organizacional y las tecnologías en el teletrabajo

Para que todo este proceso se coordine de una manera exitosa, las llamadas TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) tienen un papel clave, ya que permiten vincular el procesamiento de la información con la comunicación; posibilitando un control sobre el teletrabajador que evite los problemas derivados de la distancia.

Algunos autores son muy cautos en el desarrollo de esta área, ya que defienden que el teletrabajo se refiere exclusivamente al uso de las tecnologías de la información, y que no existe una aportación más allá de la referida al procesamiento de información. Es decir, no existe un proceso comunicativo que genere sinergias positivas para la empresa, algo que haría imposible la resolución óptima de problemas.

A esto hay que añadir los problemas de organización que suelen darse en España para la implantación de estos sistemas tan poco tradicionales. Es decir, la mayoría de empresas que no aplican el teletrabajo se justifican en que tendrían una pérdida de control del trabajador y por tanto un descenso en la productividad del mismo. Otros que aplican esta metodología de trabajo, terminan por sobrecargar las tareas de teletrabajo, amparándose en la flexibilidad que tiene el trabajador para realizarlas, terminando por saturar al teletrabajador que finalmente le lleva a optar por una forma de trabajo convencional, donde su trabajo se reduce al horario de oficina.

En resumen, el papel de la estructura organizativa y su planificación de tareas, juegan un papel esencial en la viabilidad del teletrabajo. Solamente una empresa bien estructurada, con un mínimo de informatización, debería acceder a esta metodología de trabajo.

Ventajas y desventajas

Las ventajas y desventajas del teletrabajo van a depender de la empresa y del trabajador, y de la relación existente entre ambos. Aunque cada empresa y cada trabajador tienen unas circunstancias que los hacen diferentes, en general podemos destacar una serie de beneficios y perjuicios derivados de la aplicación del teletrabajo.

Entre los beneficios que encuentra el teletrabajador está el aumento de autonomía y flexibilidad en el trabajo. Además, permite una mejor conciliación familiar, la posibilidad de amenizar el trabajo, lo que lleva a reducir el estrés, encontrar más posibilidades laborales y aumentar la productividad. Asimismo, reduce los desplazamientos innecesarios y en definitiva permite acceder a formación personalizada que favorece la especialización.

Además la empresa también se beneficia, ya que reduce los costes, flexibiliza los horarios, aumenta su productividad y reduce los problemas laborales, como el absentismo o la mala relación entre empleados.  Pero sobre todo facilita la posibilidad para cambiar el concepto de “Obligación de trabajar”, por “Responsabilidad de trabajar”.

Entre las desventajas destacan las que tienen que ver con la vida personal  del trabajador y el ambiente laboral en la empresa.

Desaparece el límite que separa la vida personal de la vida laboral, la socialización del trabajador suele ser nula y además, al limitar sus contactos a un responsable o superior, el trabajador suele perder la perspectiva organizativa de la empresa.  Es decir, solo percibe los objetivos específicos, y  no los globales. Además de otros posibles problemas derivados de la falta de control que puedan producirse.

Esperamos que os haya gustado. Recordad que tenemos nuevo blog y que tenéis más información en nuestra WEB y a través de las redes sociales en Facebook, Twitter, en Linkedin en Google + y también en Youtube.


  • 0

El sector de las bebidas en Noruega

El mercado de las bebidas en Noruega es bastante complejo. Es un sector muy controlado y con ciertas particularidades que lo diferencian de otros mercados y que consideramos interesante analizar de manera aislada.

Para empezar debemos indicar que la cerveza es la reina de las bebidas en Noruega, aunque en los últimos años su consumo ha caído en detrimento del vino, que ha experimentado una fuerte transformación, algo muy interesante para el mercado español y sus exportaciones.

Los noruegos clasifican el vino en tres tipos: Espumoso, Embotellado y a Granel.

A nivel de importaciones, el vino español es el tercero en volumen y valor, cerca de Italia y Francia. Este último goza de una reputación excelente. Y aunque el vino español poco a poco va ganando terreno, y comienza a percibirse como un vino de calidad a tener en cuenta, aún sigue estando muy lejos de los dos grandes exportadores, Francia e Italia.

Para exportar bebidas alcohólicas a Noruega es necesario un importador autorizado, con una licencia expedida por el “Directorio Nacional para la prevención de los problemas derivados del alcohol y las drogas”, existiendo 3 tipos de licencias, la de mayorista, las de producción y las de venta.

Para la comercialización de las bebidas alcohólicas, solo existen 3 tipos de puntos de venta, el canal HORECA, el Duty free y Vinmonopolet. Las bebidas con una graduación inferior al 4,7% pueden venderse en los supermercados.

El canal HORECA supone el 10% del total de las ventas de vino en Noruega, más del 80% de los bares sirven cualquier tipo de bebida y es una canal excelente para promover una marca desconocida, mantener la notoriedad de una ya existente o simplemente, para generar prescriptores, como camareros, sumilleres…

El canal Duty Free es la única posibilidad que tiene el consumidor de comprar alcohol al por menor en un establecimiento que no sea el Vinmonopolet. Este canal supone en torno al 5% de las ventas de vino en Noruega, de hecho es muy habitual ver a grandes grupos de noruegos y turistas comprando en las tiendas de la zona de llegadas internacionales de los aeropuertos noruegos.

El canal estatal, el Vinmonopolet, abarca entorno al 85% de las ventas totales del vino. Es un órgano público y sirve al estado para tener un control directo sobre el consumo de alcohol en el país. El sistema aquí funciona a través de listas, apoyadas en informes semestrales que atienden a criterios de demanda y tendencias del consumo. Se analiza el tipo de vino, sus especificaciones, su procedencia, el tipo de envase y el precio, todo ello para fijar quienes están dentro y quiénes no; siendo imprescindible contar con la intermediación de un importador local.

No existen aranceles en la importación del vino y el IVA es del 25%.

Por último, cabe destacar una característica muy particular del mercado noruego: El “Bag in Box”. Este tipo de envase ha superado en ventas al formato tradicional de la botella de cristal, y para los consumidores noruegos es percibido como de igual calidad al envasado en botella. Es un formato muy adaptado a las aficiones del consumidor y ofrece una oportunidad única para poder entrar con fuerza en el mercado. Y aunque muchos exportadores son reacios a este formato, ya que para ellos supone una banalización del producto, para los noruegos, que no tienen un paladar exquisito pero sí una mentalidad muy pragmática, es el mejor formato posible.

Esperamos que os haya gustado. Un saludo a todos y seguid informados en nuestra WEB y a través de las redes sociales en Facebook, Twitter, en Linkedin y en Google +.


  • 0

Estrategias de Marketing para el Producto

La diferencia en los hábitos de compra del consumidor, hace necesaria la aplicación de diferentes estrategias de Marketing para poder homegeneizar la comercialización de los productos.

En el caso de los productos de conveniencia, la distribución debe ser intensiva, buscando la máxima cobertura del mercado. La comunicación debe ser a través de publicidad, cuidando aspectos clave de atracción de clientes, como el envase o el etiquetado. Además el precio debe tener márgenes muy reducidos que se compensen con la elevada rotación del producto.

Para productos de compra esporádica, la distribución debe ser menos intensiva. El precio debe tener márgenes elevados, puesto que la rotación de ventas será menor que en los productos de conveniencia. La publicidad también es muy importante aquí, pero debe concentrarse en las épocas de mayor demanda, para aprovechar la inercia de las ventas.

En los productos de especialidad, la distribución debe ser muy selectiva, ya que los consumidores están dispuestos a realizar un gran esfuerzo de búsqueda. El precio debe tener márgenes muy elevados que compensen la escasa rotación. La comunicación debe ser muy selectiva, centrando la comunicación en la fuerza de venta y evitando los medios masivos y la publicidad genérica.

Por último, para los productos no buscados, debemos poner centrar la máxima atención en la comunicación. Tanto en la publicidad como en la fuerza de venta. Se trata de una estrategia de bombardeo que espera encontrar el momento adecuado para vender al cliente. Cuanto más eficiente sea el bombardeo, mayor margen tendrá el producto.

Para más información sobre nosotros visita nuestra WEB e interactúa con nosotros en nuestras redes sociales, en Facebook, en Twitter, en Linkedin y en Google +. ¡Te estamos esperando!


  • 0

El Telemarketing

Desde que se generalizó el uso de tecnologías y estrategias comerciales en la empresa,  las herramientas de Marketing directo “económicas”, se han disparado en su uso. Y aunque la tendencia en los últimos años ha sido reducir la intensidad y la frecuencia de técnicas como el telemarketing, la realidad es que el abuso de ellas no solo no termina de ser eficiente, sino que resulta contraproducente para la imagen de las empresas.

No obstante el uso del Telemarketing, de forma eficiente, tiene muchos beneficios para la empresa, y para entenderla mejor, lo conveniente es empezar por el principio.

El Telemarketing  es una de las muchas formas de aplicar marketing directo. Consiste en utilizar el teléfono, o cualquier otro medio de comunicación, para contactar con clientes potenciales y así comercializar los productos y servicios. De esta forma los prospectos, o clientes potenciales, se registran y clasifican según su historial de actividad con la empresa, ya sea generado por actividades comerciales, o por el resultado de las propias relaciones, como por ejemplo el grado de satisfacción, quejas, sugerencias…

Como ya hemos comentado en Marketing Directo, la metodología usada para confeccionar una base de datos es fundamental  no solo para el éxito, sino para la propia viabilidad de la estrategia. Una arbitraria o incorrecta selección puede tener consecuencias nefastas para la imagen de la empresa.

Características

En algunos países, para ser asesor telefónico se requiere haber cursado un estudio especializado, como si de una carrera se tratara. Sin embargo,  en la mayoría de países no hay una especialización clara en este concepto, se tiende a pensar, que “cualquier persona con voluntad” está capacitada para realizar este trabajo.

A esta circunstancia se une que el proceso de externalizar de Telemarketing, que se ha convertido en una excusa perfecta para ahorrar en costes, sin importar que se debilite la atención al cliente.

Cuando la externalización se produce en otras ciudades del mismo país se conoce como nearshore, y cuando es a otros países se conoce como offshore o deslocalización. En cualquier caso, el problema no está en la externalización, el problema está en hacerla atiendo solamente a criterios económicos, ya que terminan generado una insatisfacción y una confusión irreversible en el cliente.

Evolución

Desde su inicio, los teleoperadores telefónicos eran vendedores que ofrecían productos y servicios sin importar que necesidades tenía el consumidor,  solamente buscando atraer al cliente por el camino del beneficio económico.

Hoy en día el teleoperador ha dejado de considerarse, en muchos casos, un simple vendedor. Se ha transformado en una especie de asesor, que de alguna manera guía al cliente hacia una acción determinada.

El trabajo de este asesor ya no se limita a la venta, ahora se le obliga a entender y ajustarse a las necesidades reales del cliente, por muy novedosas que sean. Ahora se trata de asesorar y llevar de la mano al cliente, sugiriéndole las soluciones que se correspondan con su perfil.

Conclusión

Las ventajas e inconvenientes de esta forma de Marketing directo son más que conocidos. Por tanto ahondar no tiene mucho sentido, puesto que estamos ante una herramienta que ha sido demonizada por el consumidor por el mal uso que se ha hecho de ella, a pesar de ser creada en su inicio para evitar las molestias de un desplazamiento o un contacto directo ante una persona desconocida.

La selección arbitraria, el afán por lo masivo y reducir los costes, es lo que hace que usar esta herramienta en nuestras estrategias sea un error. Lo malo es que si las empresas siguen haciendo un mal uso de ella, da igual lo bien que estructuremos nuestra estrategia, pues nunca podremos sacar el resultado óptimo de unos clientes desconfiados y saturados de dicha herramienta.

Esperamos que os haya gustado. Recordad que tenemos nuevo blog y que tenéis más información en nuestra WEB y a través de las redes sociales en Facebook, Twitter, en Linkedin en Google + y también en Youtube.


  • 0

¿Cómo fijar un precio basándonos en la demanda?

Aunque existen muchas fórmulas y teorías para fijar el precio de un producto, hoy vamos a detenernos en el método basado en la demanda, que consiste en estimar las posibles demandas resultantes de fijar distintos precios. Eligiendo la que nos proporcione el mayor beneficio.

  • Fijación de precios aceptables, se fundamentan en la existencia de una relación entre el precio y la calidad. Buscan el precio psicológico óptimo, que se corresponde con el máximo nivel de aceptación por parte de los compradores.
  • Fijación de precios a una línea de productos, el precio de los distintos artículos puede tornarse como el instrumento para lograr el objetivo global de la línea. Aquí se juega con el precio de sacrificio, que busca fijar un precio bajo para un artículo de la línea, que actúa como reclamo de cliente, y éstos una vez dentro del establecimiento pueden ser inducidos a comprar un artículo de la línea de un precio superior.
  • Alineación de precios, se da cuando en una organización se venden muchos productos y la variedad de precios de venta es limitada.
  • Precio esperado, consiste en fijar un precio que responda a las expectativas de los destinatarios del producto. Estos precios se determina a través de encuestas e investigaciones de mercados. Cuanto más complejas, más preciso será el precio.
  • Precios redondeados, son aquellos cuyas últimas cifras son 0 o 5. Además existen los precios raros u “odd prices”, que terminan en otra cifra distinta a 0 o 5 (son los más utilizados) y los precios mágicos, aquellos inmediatamente inferiores a un precio redondeado que termina en 0. Aquí es fundamental tener en cuenta los umbrales psicológicos, que son aquellos que si se rebasan aunque sea en una cuantía baja producen una fuerte variación en la demanda.
  • Precio habitual o acostumbrado, es el precio al que el comprador se ha habituado. Es un precio que fija el mercado, para comercializarse con éxito debe haber permanecido estable mucho tiempo.
  • Método del valor percibido, teniendo en cuenta no solo la demanda, sino también la competencia. La clave es calcular bien el balance entre lo que el consumidor recibe y lo que tiene que pagar. Solo si es positivo, comprará.

Para más información sobre nosotros visita nuestra WEB e interactúa con nosotros en nuestras redes sociales, en Facebook, en Twitter, en Linkedin y en Google +. ¡Te estamos esperando!


  • 0

Mercado Agroalimentario en Canadá

El mercado canadiense ha experimentado un envejecimiento poblacional que hace que los formatos de venta hayan variado sustancialmente en la última época. Además, el aumento de la inmigración, ha generado un dinamismo en los gustos y la demanda, facilitando la introducción de nuevas culturas culinarias y productos más diferenciados que podrían etiquetar como “gourmets”.

Otra característica muy interesante del mercado canadiense es su apertura y escasos prejuicios a productos extranjeros. No existe un rechazo del producto por su procedencia.

Aunque Canadá es signatario de casi todos los acuerdos internacionales de liberación del comercio, en el sector de la agroalimentación existen algunas barreras no arancelarias en determinados productos cárnicos, hortofrutícolas, lácteos y bebidas alcohólicas.

Sus condiciones climáticas limitan su capacidad productiva y esto hace que existan unas necesidades evidentes que el país no puede cubrir.

Los productos requieren un doble etiquetado en inglés y francés. Además, las medidas deben adecuarse al sistema métrico anglosajón, existiendo requisitos especiales para las bebidas alcohólicas, frutas y vegetales procesados, miel, productos obtenidos del arce, carnes y aves de corral y pescados y sus derivados.

En el sector hortofrutícola, y atendiendo a los intereses de España, la promoción del Caqui es muy intensa, siendo uno de los productos que recibe mayores esfuerzos del sector. Después de EE.UU, España es el mayor exportador de Caquis del país.

La producción de queso en Canadá es mayoritariamente industrial, aunque en la provincia de Quebec hay una pequeña producción de quesos artesanales. A pesar de que este sector es muy interesante, las cuotas son muy estrictas y reducidas para exportar a Canadá. No obstante, se espera que con las ampliaciones del acuerdo CETA, la situación pueda mejorar, algo muy interesante para las empresas españolas, que han visto como su mercado se ha duplicado en los cinco últimos años.

El jamón es otro producto en crecimiento, aunque aún es minoritario su consumo. España ocupa la tercera posición en ventas, por detrás de EE.UU e Italia. Las dificultades para su certificación sanitaria dificultan aún más el proceso, unido al relativo desconocimiento en la procedencia.

El desconocimiento en la procedencia se agudiza en el aceite. Italia es el principal proveedor de Canadá, debido a su gran población de origen italiano en el país. Otros aceites de países como Grecia, Túnez, EE.UU, Turquía… también tienen una fuerte presencia, a diferencia de España que aún no se ha diferenciado del resto de competidores en el país.

Los aceites ecológicos y orgánicos, con una diferenciación alta son bien acogidos por el mercado.

Por último, el vino es un asunto complejo en Canadá, debido principalmente al fuerte control que ejercen los monopolios provinciales en las importaciones. Requiriendo la necesidad de un agente para poder entrar en el catálogo de los monopolios.

Resumiendo, podemos decir que el mercado canadiense ofrece grandes oportunidades, pero su entrada y mantenimiento requiere un importante esfuerzo. Sobre todo para productos como el vino español, que goza de una buena aceptación, pero de un desconocimiento muy grande, lo que limita las opciones de crecimiento.

Esperamos que os haya gustado. Un saludo a todos y seguid informados en nuestra WEB y a través de las redes sociales en Facebook, Twitter, en Linkedin y en Google +.