Mercado Agroalimentario en Canadá

  • 0

Mercado Agroalimentario en Canadá

El mercado canadiense ha experimentado un envejecimiento poblacional que hace que los formatos de venta hayan variado sustancialmente en la última época. Además, el aumento de la inmigración, ha generado un dinamismo en los gustos y la demanda, facilitando la introducción de nuevas culturas culinarias y productos más diferenciados que podrían etiquetar como “gourmets”.

Otra característica muy interesante del mercado canadiense es su apertura y escasos prejuicios a productos extranjeros. No existe un rechazo del producto por su procedencia.

Aunque Canadá es signatario de casi todos los acuerdos internacionales de liberación del comercio, en el sector de la agroalimentación existen algunas barreras no arancelarias en determinados productos cárnicos, hortofrutícolas, lácteos y bebidas alcohólicas.

Sus condiciones climáticas limitan su capacidad productiva y esto hace que existan unas necesidades evidentes que el país no puede cubrir.

Los productos requieren un doble etiquetado en inglés y francés. Además, las medidas deben adecuarse al sistema métrico anglosajón, existiendo requisitos especiales para las bebidas alcohólicas, frutas y vegetales procesados, miel, productos obtenidos del arce, carnes y aves de corral y pescados y sus derivados.

En el sector hortofrutícola, y atendiendo a los intereses de España, la promoción del Caqui es muy intensa, siendo uno de los productos que recibe mayores esfuerzos del sector. Después de EE.UU, España es el mayor exportador de Caquis del país.

La producción de queso en Canadá es mayoritariamente industrial, aunque en la provincia de Quebec hay una pequeña producción de quesos artesanales. A pesar de que este sector es muy interesante, las cuotas son muy estrictas y reducidas para exportar a Canadá. No obstante, se espera que con las ampliaciones del acuerdo CETA, la situación pueda mejorar, algo muy interesante para las empresas españolas, que han visto como su mercado se ha duplicado en los cinco últimos años.

El jamón es otro producto en crecimiento, aunque aún es minoritario su consumo. España ocupa la tercera posición en ventas, por detrás de EE.UU e Italia. Las dificultades para su certificación sanitaria dificultan aún más el proceso, unido al relativo desconocimiento en la procedencia.

El desconocimiento en la procedencia se agudiza en el aceite. Italia es el principal proveedor de Canadá, debido a su gran población de origen italiano en el país. Otros aceites de países como Grecia, Túnez, EE.UU, Turquía… también tienen una fuerte presencia, a diferencia de España que aún no se ha diferenciado del resto de competidores en el país.

Los aceites ecológicos y orgánicos, con una diferenciación alta son bien acogidos por el mercado.

Por último, el vino es un asunto complejo en Canadá, debido principalmente al fuerte control que ejercen los monopolios provinciales en las importaciones. Requiriendo la necesidad de un agente para poder entrar en el catálogo de los monopolios.

Resumiendo, podemos decir que el mercado canadiense ofrece grandes oportunidades, pero su entrada y mantenimiento requiere un importante esfuerzo. Sobre todo para productos como el vino español, que goza de una buena aceptación, pero de un desconocimiento muy grande, lo que limita las opciones de crecimiento.

Esperamos que os haya gustado. Un saludo a todos y seguid informados en nuestra WEB y a través de las redes sociales en Facebook, Twitter, en Linkedin y en Google +.