El concepto de Franquicia

Aunque ya hemos hablado aquí del proceso de internacionalización de las franquicias, creemos interesante definir el concepto de franquicia de una forma más precias. Las franquicias se basan en una relación económica, jurídica y financiera que establece el contrato de franquicia, y que generalmente implica ofrecer al franquiciado, por parte del franquiciador, los siguientes elementos: […]

Aunque ya hemos hablado aquí del proceso de internacionalización de las franquicias, creemos interesante definir el concepto de franquicia de una forma más precias.

Las franquicias se basan en una relación económica, jurídica y financiera que establece el contrato de franquicia, y que generalmente implica ofrecer al franquiciado, por parte del franquiciador, los siguientes elementos:

  • Disposición absoluta para el asesoramiento continúo a los franquiciados.
  • Estrategia empresarial en permanente unión con un conjunto de medios de formación y servicios de apoyo que aseguren, en la medida de lo posible, el éxito.
  • Productos clásicos o productos de nuevo formato, que representa una innovación tanto en España como en el resto del mundo, con una buena perspectiva.
  • Imagen de empresa eficiente para superar la creciente competencia.
  • Buen servicio centralizado de equipos y suministros que reducen al máximo los costes de explotación.
  • Incorporación de técnicas modernas de gestión empresarial, ofreciendo una seguridad al franquiciado en su trabajo al frente de un negocio moderno, organizado, eficiente y rentable.

Ventajas e inconvenientes de la franquicia

El mercado actual obliga a adoptar nuevas estrategias, debido a la creciente competitividad, todas ellas encaminadas al aprovechamiento de las economías de escala que se derivan de los acuerdos de colaboración adoptados por estructuras empresariales consolidadas.

El caso de la franquicia tiene este carácter, ya que se plantea cada vez más como una posibilidad tanto para personas que ya se encuentran en un sector como para aquellas que desean emprender una actividad empresarial.

En la economía mundial, el sistema comercial de la franquicia se ha extendido por muchos lugares debido a las numerosas ventajas que tiene para el franquiciado, entre las que podemos citar:

  • La explotación de un mecanismo comercial o un producto diferenciado, de éxito comprobado y en exclusiva, con lo que se reduce el riesgo de fracaso comercial.
  • Para el franquiciado supone un acceso más cómodo a la financiación exterior, en la medida que existen antecedentes que contribuyen a asegurar la viabilidad económico-financiera y comercial del proyecto.
  • Garantía de integración en una red comercial claramente apreciada por el público consumidor. El franquiciado se beneficia y aprovecha de la publicidad que el franquiciador realiza de su marca.
  • El programa de reciclaje o de formación profesional ofrecido por el franquiciador hace que se supere la falta de conocimientos generales del candidato franquiciado o la ignorancia de preparación técnica en su caso.
  • El franquiciado es el propietario incuestionable de su fondo de comercio, de su punto de venta. El franquiciado es estimulado a ser el propietario de su propio negocio, contando con la asistencia del franquiciador.
  • Adquisición del Know-how del franquiciador y conocimiento previo de la rentabilidad y posibilidades del negocio que se va a emprender.
  • El franquiciado tiene derecho a utilizar marcas, rótulos, modelos de utilidad, invenciones, patentes, secretos comerciales, secretos de fabricación o cualquier otra fórmula diseñada por el franquiciador para el negocio en cuestión.
  • Se puede dedicar plenamente y mejor a las funciones principales del negocio, ya que no tiene que realizar muchas tareas secundarias.
  • Mejor aprovechamiento de las economías de escala que se derivan de la coexistencia de varios establecimientos que desarrollan la misma actividad, operando bajo idéntica imagen. Lo que conlleva mejores condiciones en la compra, rentabilizar los esfuerzos de marketing y comunicación, y en definitiva aprovecharse todas las sinergias que surgen de una red empresarial.
  • La notoriedad de marca y la experiencia del franquiciador permitirá un lanzamiento más rápido y con mayores posibilidades de éxito. El negocio del franquiciado cuenta con la ventaja de iniciar la actividad con los signos distintivos de una marca ya establecida y con una imagen positiva.
  • Asistencia al franquiciado, cuando éste lo solicite, en la realización de estudios de mercado, localización de emplazamientos, formación del personal, empleo de medios publicitarios y promocionales, asesoramiento en cuestiones técnicas, de gestión de contabilidad…
  • El franquiciado empleará el Know-how del franquiciador bajo unas condiciones geográficas preestablecidas ya que dispondrá de una zona de exclusividad territorial para la explotación del negocio, sin competencia directa.
  • Mayor motivación por parte del franquiciado que se ve incentivado por el éxito y resultados de su propio establecimiento.
  • La multiplicación de los establecimientos franquiciados y la armonización de la imagen que se da de la marca, difunde su conocimiento entre el público y origina todas las ventajas de una presentación homogénea del producto y/o servicio ofrecido.
  • Entre franquiciador y franquiciados llega a obtenerse un cierto control del segmento específico al que va dirigido el producto. Cada cual conoce con mayor detalle, la localidad y características donde establece un nuevo negocio. Esto supone una constante fuente de información para toda red.
  • Desde el punto de vista financiero, el franquiciador desarrolla su empresa y aumenta su presencia en el mercado sin excesivas cargas financieras, pues el franquiciado es el propietario de sus fondos y jurídicamente es independiente. Por otro lado, al franquiciado se le transmite la fórmula óptima y menos onerosa para hacer frente a las inversiones necesarias, gracias a la asistencia y formación acelerada aportada por el franquiciador.
  • El franquiciado está más motivado para obtener buenos resultados comerciales que el gerente de una filial. Existe una gran coincidencia entre los objetivos del franquiciador y los del franquiciado por el hecho de que ambos son empresarios y, aun conservando su independencia económica, están interesados en conseguir los mismos objetivos.

Entre los inconvenientes que pueden darse en el sistema de cooperación empresarial entre franquiciado y franquiciador, destacan:

  • La integración en una red de franquicias puede representar un coste adicional que no habría que soportar si se abriera un negocio directamente.
  • El franquiciado tiene limitada su creatividad, ya que los principales elementos del negocio están predefinidos y estipulados por el franquiciador.
  • Un franquiciador con pocos escrúpulos intentará franquiciar negocios no consolidados o no suficientemente probados. Siendo vital conocer bien la franquicia antes de seleccionarla.
  • El franquiciador deberá supervisar la utilización de la marca concedida, actuando contra cualquier tipo de abuso que cometa el franquiciado. Es primordial cuidar la buena imagen de la marca franquiciada, por lo que, será necesaria una labor exhaustiva de seguimiento y control de la red franquiciada.
  • El franquiciador pierde el secreto de su Know-how, pues queda abierto a los franquiciados, aunque existan cláusulas de confidencialidad sobre las condiciones, naturaleza…

Esperamos que os haya gustado. Recordad que tenemos nuevo blog y que tenéis más información en nuestra WEB y a través de las redes sociales en Facebook, Twitter, en Linkedin en Google + y también en Youtube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.