El control de la contaminación Industrial

Cuando se habla de la sostenibilidad, la ecología y el impacto medioambiental, es difícil no caer en tópicos populistas, pero tampoco es fácil ser escuchado y analizado, de forma objetiva, cuando se manifiestan evidencias en la mala gestión de los recursos productivos que proporcionan un impacto negativo en el entorno. La tendencia ha sido hacia […]

Cuando se habla de la sostenibilidad, la ecología y el impacto medioambiental, es difícil no caer en tópicos populistas, pero tampoco es fácil ser escuchado y analizado, de forma objetiva, cuando se manifiestan evidencias en la mala gestión de los recursos productivos que proporcionan un impacto negativo en el entorno.

La tendencia ha sido hacia un enfoque tradicional, el cual sigue un conjunto de estándares de emisiones de residuos tóxicos, cuyo cumplimiento se garantiza a través de revisiones técnicas y/o de instrumentos económicos con el apoyo del sistema legal. Es un proceso muy costoso y requiere de un largo tiempo para que su implantación sea efectiva.

La figura del estado ha sido, una figura intermedia entre la ley y los organismos reguladores. Pero cuando la capacidad institucional es débil, es necesario que se establezcan nuevas estrategias de gestión del problema ambiental. Estas nuevas estrategias necesitan de una comunidad bien informada que termina creando presiones sobre las industrias y atraer a inversionistas verdes.

A medida que ha avanzado las demandas sociales y se ha ido formando una conciencia ambiental. Han ido apareciendo nuevos elementos, que son determinantes para la gestión ambiental. Haciendo que la reputación que tenga una empresa en la sociedad sea un aspecto a tener en cuenta, y que influya en la economía.

Esto nos lleva  a destacar que los objetivos de la información pública, como herramientas de gestión ambiental, son promover el cumplimiento de la reglamentación, incentivar la reducción de la polución, crear incentivos, otorgar etiquetas ecológicas y desarrollar las bases para el ISO 14000.

En Indonesia, por ejemplo, se implantó el sistema PROPER, que consiguió generar la idea de que la imagen de la empresa en la sociedad es tan determinante como cualquier otro aspecto referido a la gestión de la organización. Este país, se encuentra entre los líderes en la implantación de un programa de información pública, algo que se ha producido en un plazo de muy corto. En el plazo de tan solo seis meses, en Indonesia se consiguió una mejora muy significativa, gracias a un programa que además, era voluntario, donde la calificación del desempeño se realiza a través de colores representativos.

Los colores que utiliza para representar las calificaciones, son muy representativos y fáciles de interpretar. En orden descendente son: Dorado, Verde, Azul, Rojo y Negro.

Además,  los clientes de la información pública para un sistema de gestión ambiental son el sector privado, ONG´s, las instituciones financieras, la comunidad internacional, el público en general y las instituciones gubernamentales.

Entre los componentes del sistema de gestión ambiental destacan la metodología robusta, sistemas de auditorías independientes, generación de datos y reportes y gestión de datos y análisis.

Existe un sistema de información que evalúa preguntas de política y gestión, y que es utilizado para generar los niveles de calificación. Además existe un requerimiento necesario para replicar PROPER, que necesita de una infraestructura y un técnico especializado.

Por último, hay que resaltar que entre las condiciones necesarias para la adopción e implementación del programa PROPER, destacan los gerentes dispuestos a arriesgarse, las condiciones locales respetadas, la mayor sensibilidad comunitaria, los objetivos claros de política, herramientas de análisis rigurosas y la capacidad local de implementación. Requisitos que dependen más de la voluntad popular, que de la propia definición de las leyes.

Esperamos que os haya gustado. Un saludo a todos y seguid informados en nuestra WEB y a través de las redes sociales en Facebook, Twitter, en Linkedin y en Google +.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.