El mercado agroalimentario en Suiza

Suiza es un país muy interesante para el mercado agroalimentario, especialmente para aquellas empresas que se ven ahogadas por la fuerte competencia de las marcas blancas. Con una superficie aproximadamente como la de Extremadura, con unos 8 millones de habitantes y con un alto poder adquisitivo, en torno a los 52.000 euros al año de […]

Suiza es un país muy interesante para el mercado agroalimentario, especialmente para aquellas empresas que se ven ahogadas por la fuerte competencia de las marcas blancas.

Con una superficie aproximadamente como la de Extremadura, con unos 8 millones de habitantes y con un alto poder adquisitivo, en torno a los 52.000 euros al año de media, el doble que en España. Suiza cuenta con un alto nivel de población extranjera, en torno al 23%, de los cuales un porcentaje muy significativo están altamente cualificados.

Encontramos cuatro zonas bien diferenciadas: La zona alemana, la francesa, la italiana y la romanche. Sin embargo la región Romanche apenas llega al 1% del peso del mercado, un mercado que podríamos dividir en los otros 3, destacando la zona alemana con casi el 65% del peso del mercado. Además, esta zona es la más favorable para los productos españoles, ya que gozan de una gran acogida entre la comunidad de la zona, lo que la convierte en una zona habitual para las empresas españoles que empiezan a exportar en el país.

Su población se concentra especialmente en Zúrich (1,2 millones de habitantes), seguido de Ginebra (0,5 millones), Basilea (0,5 millones) y Berna (0,3 millones).

Suiza es conocido por no ser miembro de la UE y por su alto grado de liberalización. Existe una alta concentración del mercado en los 2 mayores grupos, COOP y MIGROS, que controlan casi todos los canales de distribución, segmentos y actividad en general, desde el fabricante al distribuidor, pasando por el importador.

Entre las características más influyentes de la demanda en Suiza destacan la regionalidad de los productos, su novedad e innovación, el respeto al medio ambiente y las certificaciones BIO, ECO… De todas ellas, la primera (regionalidad del producto), es la más determinante para los suizos a la hora de hacer la compra.

Por último, y como adelantamos al inicio, Suiza es un país con escasa cultura del hard discounter. Hasta 2005 no entraron los grandes Hard Discounters alemanes en Suiza, Aldi y LIDL. La escasa cobertura nacional de los importadores hace que estos, sean muy activos en promociones.

Estas características hacen de Suiza un país único y realmente interesante para la exportación de productos diferenciados, que pretendan obtener un posicionamiento alto. Eso sí, deben ir acompañadas de un cuidado en la calidad y en la imagen que será exhaustivamente analizado por el mercado suizo.

Esperamos que os haya gustado. Un saludo a todos y seguid informados en nuestra WEB y a través de las redes sociales en Facebook, Twitter, en Linkedin y en Google +.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.