Entrevista a la Francesa

Para cerrar el Mes de Francia, os presentamos una entrevista realizada a una española, con pareja francesa, que vive y trabaja en Francia. Una visión cercana, que nos permitirá tener otro punto de vista sobre Francia y su cultura. ¿Cuáles son las principales trabas culturales que se pueden encontrar los españoles en Francia?  La primera […]

Para cerrar el Mes de Francia, os presentamos una entrevista realizada a una española, con pareja francesa, que vive y trabaja en Francia. Una visión cercana, que nos permitirá tener otro punto de vista sobre Francia y su cultura.

¿Cuáles son las principales trabas culturales que se pueden encontrar los españoles en Francia? 

La primera el idioma. Hay que dominarlo bien, no sólo para trabajar, sino para cualquier cosa de la vida cotidiana (desde comprar el pan hasta contratar el agua y la electricidad).

Pocos franceses hablan español, y el inglés no lo dominan muy bien. Además les cuesta entender el francés si tiene “demasiado acento español”.

La burocracia es muy lenta. Los trámites de seguridad social, etc. son muy pesados. La integración no es sencilla, aunque personalmente creo que hay diferencias entre el Norte (donde yo vivo) y París. En el Norte la gente me parece bastante agradable y acogedora.

Los precios son muy diferentes, mucho más elevados. El presupuesto mensual cambia radicalmente una vez decides vivir aquí. Hay que tener suerte para encontrar un piso apartamento decente y a un precio razonable. En el Norte (Lille) una habitación en un piso compartido va desde 350 a 600 €. Salir por la noche es también carísimo. Con suerte, cinco euros por una cerveza. El plato más económico en un restaurante o brasserie cuesta 13 € (sin bebida, sin pan).

¿Diferencias en la metodología de trabajo entre Francia y España?

No tengo experiencia en una empresa grande en España, pero la sensación que tengo es que aquí son más rigurosos, al menos en mi área (jurídico).

Lo que me ha llamado la atención es que la gente joven (25-30) está muy especializada. Concretamente, en el ámbito jurídico, cada jurista o abogado está especializado en una materia concreta. Hay además bastante “titulitis”.

No es fácil que confíen en ti siendo extranjero. No es fácil tampoco encontrar trabajo fuera de los ámbitos de restauración, hostelería, etc.

¿Cuál es la mayor fortaleza y la mayor debilidad de Francia?

De una manera general, su fuerza es su peso político. Una debilidad que veo es que en general la gente está bastante aletargada y acostumbrada a tener un sistema social muy importante (hay ayudas ilimitadas). Eso sí, los impuestos son cada vez más altos. El pequeño comercio está muy amenazado porque está sobrecargado.

¿Qué influencia tiene el sector agroalimentario en la economía del país?

No puedo responder con certeza. Puedo solo hacer alusión a la gran distribución, área en la que trabajo actualmente, y en la que Francia es líder.

¿Qué características destacarías del consumidor francés?

Se busca cada vez más el precio. En la gran distribución se libra actualmente una guerra de precios muy importante. Legalmente, se ha reforzado el cuadro legal que regula las relaciones entre proveedores y distribuidores para proteger el equilibrio en la relación comercial.

En cuanto a horarios, el consumidor francés con un horario de trabajo normal hace la compra entre las 12.00 y las 14.00 o a partir de las 18.00. Si no, el fin de semana. Me parece importante destacar que se está desarrollando muchísimo el e-commerce, porque el consumidor no quiere “perder” su tiempo entre los pasillos de los hipermercados.

En todo caso, a pesar de la guerra de precios, las grandes marcas reconocidas siguen vendiéndose bien, aunque realizan muchas promociones, al menos en los grandes espacios.

¿Qué oportunidades de negocio crees que existen en Francia para las empresas españolas?

La gastronomía española está bien vista en general, por lo que he podido comprobar. Una buena estrategia es aprovecharse del boom del e-commerce y darse a conocer por internet.

También hay bastante tiendas de pequeño tamaño que venden productos de calidad, a precios más elevados.El francés busca actualmente buen precio, pero es tradicionalmente “gourmet”. Aprecian muchísimo la calidad. Cuando buscan un beun producto, están dispuestos a pagar por él.

¿Cómo es la gastronomía en Francia?

Puedo hablar más específicamente de la del Norte. En todo caso, hay diferencias entre lo que se come diariamente y lo que se come en un restaurante. El concepto de “tomarse una tapita” no existe como nosotros lo entendemos, así que salir a cenar significa gastar como mínimo 20-25 euros por persona. Los platos típicos son pesados, no muy acordes con la dieta mediterránea que incluye más verduras, aceite de oliva, etc. La cocina típica francesa (norte) incluye mucha carne (carbonade, tartares, andouillete…). También comen siempre con pan, y la repostería es buenísima.

¿Hay una preferencia por la comida local o por la comida internacional?

Cada vez se aprecia más la comida internacional (especialmente la italiana y la japonesa).

Los grupos de franceses que conozco siguen prefiriendo ir a una brasserie francesa o belga, de todas formas.

¿Qué productos y regiones gastronómicas son conocidas de España?

Las tapas son conocidas, aunque muchas veces no han comprendido el concepto. A parte, tortilla de patatas, aceite de oliva, frutas y verduras – aunque con las últimas tensiones con los agricultores franceses la imagen se deteriora…-

Esperamos que os haya gustado. Un saludo a todos y seguid informados en nuestra WEB y a través de las redes sociales en Facebook, Twitter, en Linkedin y en Google +.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.