La Improductividad Española

La improductividad española Hablar de España y de sus estereotipos está siendo demasiado recurrente en el panorama europeo actual. Y sería conveniente analizar algunos aspectos que tienen mucha influencia sobre la confección de los Recursos Humanos en Europa y especialmente en España. En primer lugar, y atendiendo a las estadísticas, el estereotipo más prioritario en […]

La improductividad española

Hablar de España y de sus estereotipos está siendo demasiado recurrente en el panorama europeo actual. Y sería conveniente analizar algunos aspectos que tienen mucha influencia sobre la confección de los Recursos Humanos en Europa y especialmente en España.

En primer lugar, y atendiendo a las estadísticas, el estereotipo más prioritario en eliminar es el de vagos e improductivos. España, según los últimos datos estadísticos, no es un país con una productividad tan baja en comparación con la media de los países europeos. Y estos datos no salen de una impresión personal o de un político español interesado, salen del Eurostat, oficina de la comisión europea, nada sospechosa de maquillar nuestra situación, y que a principios del mes de octubre publicó las estadísticas del año 2011, que pueden consultar en su página, o si lo estiman oportuno en el archivo que les facilito al final del artículo.

Desmontando tópicos

En este estudio estadístico se desmontan un par de tópicos, el primero es que España sea el país más improductivo de la UE. Y el otro, es que nuestros problemas se reduzcan a salir del euro, ya que países como el Reino Unido, ocupan una posición menos productiva que la nuestra, con una de las jornadas laborales más amplias de Europa. Ya que los disciplinados británicos, son el tercer país de la UE donde más horas se trabaja a la semana 42,7, por detrás de Grecia y Austria que trabajan el mismo numero de horas a la semana 43,7. Los españoles, por su parte trabajan, según los datos 41,6 horas semanales de media.

El caso de Austria es particular porque es el país que más trabaja y esta por encima de la media en cuanto a productividad, pero este caso no es lo habitual, y atiende a unas características muy concretas de la sociedad austriaca que nada tienen que ver con las de otros países europeos. Es la excepción que confirma la regla.

¿Y de que regla estamos hablando?, pues que a más horas de trabajo se es menos productivo. Quitando el caso de Austria, que es bastante particular, los países que lideran las estadísticas en horas de trabajo son Grecia, Reino Unido, Republica Checa, Portugal, Polonia, Chipre y Alemania. De todos estos, solamente Alemania y ligeramente Reino Unido, están por encima de la productividad media europea. Alemania con 123,7% y Reino Unido 107,2%, teniendo en cuenta que la media esta en 100%, Chipre, Republica Checa,  Portugal y Polonia, en este orden están por debajo de este límite. El caso más alarmante es el de Polonia, que esta en un 53,9%.

Todo esto, se agudiza si hablamos del caso de Luxemburgo, un país muy pequeño y fácil de gestionar, cierto, pero donde apenas se trabajan 40,5 horas semanales y su productividad es de 189,2%, un 63% superior al de su inmediato perseguido Holanda, donde se trabajan 40,9 horas semanales. Francia donde se trabajan 41,1 horas semanales, tiene una productividad de 132,7% siendo también una de las destacadas, por detrás de Luxemburgo, Holanda y Bélgica.

En síntesis, este estudio, pone de manifiesto que existe una correlación entre el número de horas trabajadas y la productividad, y que en el caso de España estamos a la mitad, pero que en ningún caso somos el peor de los ejemplos que existen en la UE.

Conclusiones al estudio

Superado este análisis, nos centramos en el problema por el que saqué a relucir el estudio, ¿Cuál es la solución para mejorar la productividad en España?

Después de haber sacado los datos anteriores, sería demasiado obvio decir que bajar el número de horas llevaría a un aumento de la productividad, pero en cierta manera es uno de los pasos fundamentales a tener en cuenta para mejorar la productividad.

Las recetas que se han propuesto desde Europa para resolver los problemas, no resultan convincentes, puesto que trabajar más horas cobrando menos dinero va en contra de la regla básica de la productividad. Pretender ser más competitivos, solamente en costes, nos lleva a convertirnos en una economía Low-cost, que tiene imposible competir en tecnología y calidad con los países punteros de nuestra Comunidad Económica Europea y mundial. No quisieramos pensar que existe un interés en que no haya países que puedan competir con las potencias económicas de Europa, porque pensar eso sería desconfiar de los principios del actual sistema económico-político europeo, y eso no serviría de mucho.

Pero lo que si es relevante, es darse cuenta, de la importancia que tienen los Recursos Humanos en la empresa. La utilidad de los Recursos Humanos va más allá de una fuente de reclutamiento o un cortafuego que evite problemas de huelga o agitación laboral. Debe ser una herramienta básica del negocio, donde se investigue y analice qué necesidades tiene la plantilla y qué acciones debe realizar la empresa para mejorar, sin importar el hecho de que sean diferentes a las del mercado o que vengan trazadas de una forma diferente a la convencional. Debe priorizarse el pragmatismo y la cultura empresarial, donde tienen cabida muchos principios que no atentan contra la rentabilidad, pero que se basan el crecimiento sostenible y en el buen ambiente laboral, tanto dentro de la empresa como fuera de ella.

Pero todo este trabajo no tiene ninguna utilidad, si la Dirección General hace oídos sordos a este proceso y sigue enquistada en cuadrar balances y generar grandes cuentas de negocios que no sabe si podrá cobrar.

Una empresa que no escucha a quien tiene que escuchar, esta avocada al fracaso, ya sea ahora o en el futuro, pero más pronto que tarde su declive dará paso a la quiebra y una vez allí, la situación no se puede cambiar. Y adiós a la gallina de los huevos de oro, que tanto dinero y alegría nos vino a dar.

Esperamos que os haya gustado. Un saludo a todos y seguid informados en nuestra WEB y a través de las redes sociales en Facebook, Twitter, en Linkedin en Google + y ahora también en Pinterest.

Fuente: Datos Eurostat

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.