Nintendo

Nintendo tiene una larga historia, llena de aciertos y errores, pero sin duda, impresionante y muy instructiva en términos de Branding. Pocos sabrán que, en sus inicios, esta empresa japonesa basaba su principal actividad de negocio en la comercialización de cartas hanafuda (baraja tradicional de naipes japoneses). Tras la Segunda Guerra Mundial, su entonces presidente, […]

Nintendo tiene una larga historia, llena de aciertos y errores, pero sin duda, impresionante y muy instructiva en términos de Branding.

Pocos sabrán que, en sus inicios, esta empresa japonesa basaba su principal actividad de negocio en la comercialización de cartas hanafuda (baraja tradicional de naipes japoneses).

Tras la Segunda Guerra Mundial, su entonces presidente, Hiroshi Yamauchi, detectó que el mercado de las barajas físicas empezaba a decaer poco a poco. Tras modernizar el proceso de producción de las mismas, firmó un acuerdo exclusivo con Disney, que permitió a Nintendo utilizar los personajes Disney en sus naipes.

Además, la compañía empezó a diversificarse, centrándose en nuevos productos como el arroz instantáneo o juguetes para niños, entre los que destacó la pistola Kousenjuu, el primer juguete electrónico japonés de la historia.

La entrada de Nintendo en la categoría de los juguetes marcaría para siempre su historia y, como veremos más adelante, su posicionamiento de marca.

En 1983 vio la luz la Famicom, su primera consola de videojuegos pensada para el hogar. En tan sólo dos meses Nintendo vendió medio millón de unidades. Dos años más tarde, y tras solucionar algunos problemas técnicos,Nintendo rediseñó su consola al tiempo que la rebautizaba con uno de los nombres más famosos de la historia: Nintendo Entertainment System, o como dicen sus siglas, N.E.S., un clásico que mantendría en el mercado durante más de veinte años, y con el que muchos pasamos nuestra infancia.

La N.E.S. llegó junto con Super Mario Bros, del que Nintendo vendió 40 millones de cartuchos (sí, para nuestros lectores más jóvenes, antiguamente los juegos para consola eran cartuchos de plástico), convirtiéndose en el videojuego más vendido de la historia hasta nuestros días.

En 1987, las ventas de la N.E.S. en Estados Unidos rondaban los cuatro millones de unidades, con un market share del 70 % y con un tímido competidor, Sega, cuya Master System no acababa de cuajar. Dos años más tarde, Nintendo se atrevió con las consolas portátiles y lanzó su archiconocida GameBoy. Al igual que la N.E.S., fue todo un éxito en ventas y su presencia en el mercado llegaría hasta prácticamente nuestros días.

Exitos y fracasos se sucedería en los años siguientes, pero lo que siempre se mantuvo, y que desde siempre ha caracterizado a esta empresa, es su espíritu innovador y su capacidad de reinvención, convirtiéndose en una de esas empresas eternas, para todos sus consumidores.

Esperamos que os haya gustado. Recordad que tenemos nuevo blog y que tenéis más información en nuestra WEB y a través de las redes sociales en Facebook, Twitter, en Linkedin en Google + y también en Youtube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.