No todo es Marketing

Confusión generalizada Uno de los motivos que nos empujaron ha realizar un blog, fue poder publicar nuestra opinión sobre ciertos temas que nos rechinan cada vez que los oímos. Y por ello, queríamos dedicar una de nuestras primeras entradas a una de las expresiones más odiadas por nuestra parte, si no la más: Todo es […]

Confusión generalizada

Uno de los motivos que nos empujaron ha realizar un blog, fue poder publicar nuestra opinión sobre ciertos temas que nos rechinan cada vez que los oímos. Y por ello, queríamos dedicar una de nuestras primeras entradas a una de las expresiones más odiadas por nuestra parte, si no la más: Todo es Marketing.

Supongo que esta frase se le ocurrió a un tipo muy avispado que, con buena intención, al menos eso espero, pretendió predicar las bondades del Marketing. Lejos de tal efecto, lo único que consiguió fue que en España, cada vez que alguien se pusiera  una gomilla en la oreja, se hablara de Marketing, cada vez que alguien engañara a los compradores, se hablara de buena estrategia de Marketing…en definitiva, cada vez que alguien conseguía persuadir a otra persona, habláramos de Marketing.

Por eso nuestro interés en cambiar esta concepción, porque ya es suficientemente complicado conseguir que las empresas de este país inviertan en Marketing, en ideas, en desarrollo sostenido en el largo plazo, como para que encima se tenga la convicción de que todo lo que se hace para vender es lo mismo y que la única utilidad del Marketing es vender.

Papa, no todo es Marketing

A título personal, recuerdo bien las discusiones con mis padres, durante la comida, en las que se daba por hecho que todo era Marketing y que estábamos controlados y engañados por las empresas que tenían en sus departamentos de Marketing el bastión de diablos que seducían al pobre comprador indefenso para que se gastara todos sus ahorros en comprar.

No hace falta saber definir el Marketing y la publicidad, pero si es necesario saber que no son sinónimos y que aunque deberían estar relacionadas, en demasiadas ocasiones se encuentran desvinculadas la una de la otra. Y por tanto esto demuestra que se puede realizar una campaña de publicidad, fuera de una campaña de Marketing, aunque esto pueda acarrear grandes incongruencias si no se tiene mucho cuidado con lo que se comunica.

Por ello, no podemos caer en la tentación de banalizar el Marketing como un concepto meramente creativo o comercial, puesto que requiere de un proceso más complejo, es un entramado mayor que esta compuesto de herramientas como la publicidad, o como muchas otras, en donde todas están supeditadas a un objetivo superior, que debería encomendarse al Marketing.

La otra cara de la moneda

Pero siendo críticos, esta confusión no es solo problema de los consumidores, también es un problema de los vendedores. En España, siempre se habla de la cultura del pelotazo, esa cultura tan bonita que surge con los juegos de azar, las estafas, las especulaciones y todos los casos legales o no, en los que se busca ganar dinero de manera rápida.

Esto ha llevado al propio Marketing a viciarse. Buscando cubrir las necesidades que surgen a primera vista, se detecta que la sociedad española esta dispuesta a pagar por conseguir no tener que trabajar nunca más. Esto dicho así, suena muy estúpido, porque ¿quién iba a querer seguir trabajando teniendo la posibilidad de no hacerlo? Pues bien, resulta que gracias a eso, se han creado negocios o mejor llamarlos “chiringuitos”, que se han aprovechado de la triste ambición que hemos tenido todos los españoles y que nos ha llevado a querer tenerlo todo, cuanto antes mejor.

Por ello, la gente esta acostumbrada a un mal uso de la publicidad, de la que no tiene la culpa la publicidad, sino las empresas que han querido utilizarla de forma negativa. Y lo mismo ha ocurrido con el Marketing, con la diferencia de que del Marketing se lleva hablando en España desde hace menos de 20 años y de la publicidad se lleva hablando desde hace más de medio siglo.

Resumiendo

Nos encontramos con un área en expansión, que se ve limitada por los agravios comparativos y que aún no está sintonizada con la cultura española, pero a la que tendremos que familiarizarnos si pretendemos entender el nuevo mundo empresarial, en donde internet cobra más importancia que nunca, y donde la democratización de los entes participantes en el sistema cada vez es mayor. Y si no entendemos lo que es el marketing realmente, difícilmente vamos a poder asumir el cambio que se ha producido para comprar y para vender.

Y si miramos más allá de Kotler, posiblemente el único autor que suelen mencionar los “fariseos” del Marketing en nuestro país, podemos ver que aun existiendo muchas corrientes que parten desde un punto de vista distinto. Todas tienen en común la preocupación por los datos estadísticos, los comportamientos psicológicos de los consumidores, la estrategia, la planificación… en definitiva, un trabajo de campo previo detrás que no lo hace casual ni usual.

Esperamos que os haya gustado. Recordad que tenemos nuevo blog y que tenéis más información en nuestra WEB y a través de las redes sociales en Facebook, Twitter, en Linkedin en Google + y también en Youtube.

0 comments

  1. Pingback:El Marketing Directo | Metodo 403

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.