¿Qué es y qué implicaciones tiene el Bitcoin?

En el mundo empresarial actual, las nuevas tecnologías tienen un papel cada vez más importante. Y su ámbito de actuación en este campo parece no tener límites. Buena prueba de ello es el Bitcoin, una moneda digital creada en 2009, que no está controlada por ningún banco ni estado y cuyo valor fluctúa según la […]

En el mundo empresarial actual, las nuevas tecnologías tienen un papel cada vez más importante. Y su ámbito de actuación en este campo parece no tener límites. Buena prueba de ello es el Bitcoin, una moneda digital creada en 2009, que no está controlada por ningún banco ni estado y cuyo valor fluctúa según la ley de la oferta y la demanda de una cantidad determinada de Bitcoins disponibles en el ciberespacio.

Esta disponibilidad depende de los mineros o minas, que consisten en potentes procesadores informáticos dedicados a resolver complejos algoritmos matemáticos generando “Bitcoins”, y a cambio de su trabajo los dueños de los equipos o “mineros” reciben una determinada cantidad de esta “moneda” virtual.

Estos algoritmos a su vez son el “motor” del sistema, para realizar unas transacciones que son completamente anónimas y gratuitas entre cuentas, sea cual sea el monto.

La moneda se puede usar para realizar pagos en determinados servicios de internet, o pueden cambiarse por moneda corriente en casas de cambio. Algo que sin duda está empezando a influir en la economía.

Según el Genesis Block, una página que investiga el comportamiento de las monedas digitales, Argentina es uno de los países que más Bitcoins ha adquirido últimamente, pasando este año de acaparar el 1% de las descargas globales de esta moneda virtual a un total del 3% en poco más de un mes. Curiosamente, durante ese tiempo, fue el único país donde aumentaron las descargas de Bitcoin.

Ventajas e inconvenientes del uso del Bitcoin

Una de las razones por la que cada vez más usuarios utilizan esta moneda es evitar la inflación, ya que este sistema permite una emisión estable de Bitcoins, que en la actualidad roza casi los 11,5 millones de unidades disponibles, convirtiéndose así en una moneda teóricamente inmune a la inflación, aunque no exenta de riesgos.

Pese a esto, muchos economistas advierte del hecho de que el Bitcoin es una moneda enormemente fluctuante, que pasó de valer unos pocos céntimos en 2011 a 266 dólares en abril de este año, para luego caer hasta los cerca de 90 dólares el mes de julio.

Los críticos del Bitcoin, además de su alta fluctuación, advierten de que su anonimidad la hace muy atractiva para negocios ilícitos y lavado de dinero. La falta de control sobre este dinero la hace interesante para una economía más liberal, pero más perjudicial para el estado, que pierde cierta capacidad de control sobre estas transacciones.

Por otra parte, a pesar de su creciente popularidad en países como Argentina, cabe destacar que ésta es todavía una moneda enormemente minoritaria a la hora de salvaguardar ahorros en Argentina, si se la compara con otras monedas tradicionales como el euro o el dólar, algo que no debe hacernos perder de vista la evolución de la situación de dicha “moneda”.

La evolución que sufra esta moneda y sobre todo, los mecanismos que vaya incorporando a su sistema para evitar que se convierta en un canal de negocios oscuros. Podrán hacer de esta alternativa, una opción real donde exista una integración global de los usuarios, que deseen tener un mayor control de su dinero.

El futuro nos dirá si esta alternativa se corromperá, o servirá para un nuevo paradigma económico global.

Esperamos que os haya gustado. Recordad que tenemos nuevo blog y que tenéis más información en nuestra WEB y a través de las redes sociales en Facebook, Twitter, en Linkedin en Google + y también en Youtube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.