Aceite de Oliva Japón

  • japón

El aceite de oliva en Japón

Este mercado (el de Aceite de Oliva en Japón) es muy importante para las empresas españolas del sector. Al no existir producción nacional, la dependencia de las importaciones es casi del 100%. Japón importó, en términos generales, 57.031 toneladas de aceite de oliva, con valor de 35.459 millones de yenes en 2017. De estos el 77% fue aceite de oliva virgen.

Italia fue hasta el 2014 el principal proveedor del mercado japonés. Sin embargo, desde 2015 España lidera las exportaciones de Aceite de Oliva en Japón. España finalizó el ejercicio 2017 con un total de 33.758 toneladas y 18.906 millones de yenes exportados a Japón frente a las 20.610 toneladas y 14.773 millones de yenes alcanzados por los aceites italianos. Esto supone una cuota del 59% del volumen y 51% del valor, frente al 35% y 42% de Italia respectivamente.

Si se atiende a los resultados obtenidos en función de las diferentes tipologías de aceite. España se posiciona como el principal exportador en volumen en las tres categorías de aceite. (Aceite de oliva virgen, aceite de oliva y otros aceites).

España en el Mercado

En cuanto al valor, España ocupa también la primera posición. A pesar del claro dominio en volumen de los aceites españoles, si se atiende al aceite virgen extra, Italia, con menos volumen exportado, obtiene una mayor cuota de valor, lo que responde al precio/litro más alto de los aceites italianos.

España e Italia se reparten casi el 95% del mercado pero otros competidores estan creciendo. Es el caso de Grecia, Turquía, Australia o Chile, siendo Turquía el más destacado.

Parece posible que España continue mejorando la posición de sus aceites españoles en el mercado. Esto le permitiría continuar con la tendencia expansiva de los últimos años. Los datos más significativos que llevan a analizar el mercado con optimismo son los siguientes:

  • España continúa siendo, con diferencia, el primer productor mundial de aceite de oliva. Los aceites españoles son muy competitivos al poseer objetivamente una calidad excelente. En ciertos casos mejores que los italianos. Además tienen un precio que por lo general resulta más competitivo que el de los productores italianos.
  • El consumo de aceite de oliva per cápita en Japón es todavía muy inferior al de otros países donde tampoco forma parte de la dieta tradicional. Se trata de un mercado en expansión, en crecimiento desde hace varios años

Características del mercado japones

El Consejo Oleícola Internacional estima que el 64% de los japoneses consume aceite de oliva, con un consumo per cápita de 350 gramos al año, una cifra de consumo muy baja comparada con otros países. La frecuencia de compra también es baja.

  • Japón es el tercer país no europeo y no productor que más importa aceite de oliva del mundo (57.031 toneladas en 2017), equivalentes al 2,8% de las importaciones mundiales de este producto. Frente a estas perspectivas de crecimiento tan positivas se encuentra como contrapartida con la posición, hasta ahora dominante en el mercado japonés, de la competencia que ejerce el aceite de oliva italiano. Los exportadores de aceite de este país cuentan con una ventaja competitiva clave para el éxito en el mercado japonés: la imagen producto-país. Tradicionalmente, en Japón cualquier producto novedoso va asociado a una marca o a un país de origen, que siempre es el primero que consigue introducirse en el mercado.

En el caso del Aceite de Oliva en Japón, la asociación entre el producto y el país proporciona una gran ventaja competitiva de marca a las empresas italianas. Los productos italianos se ven muy favorecidas por la asociación entre comida italiana (pasta) y el aceite de oliva. El auge de esta cocina en Japón y su relación con Italia es uno de los principales límites de crecimiento. Todo esto, agrabado por la mayor capacidad de inversión de los productores italianos. 

A pesar de estas dificultades, las empresas españolas están ahora mucho mejor posicionadas en el mercado internacional, con lo que pueden asegurarse tener el tamaño adecuado para abordar con mejores garantías de éxito la penetración en el mercado japonés, con un mayor control de la relación comercial y la posibilidad de competir en igualdad de condiciones con las empresas italianas.

Conclusiones

Por último, cabe destacar los siguientes aspectos del mercado:

  • Actualmente hay una promoción de Aceite de Oliva en Japón muy activa, emprendida por instituciones tanto japonesas como extranjeras. No obstante, se puede intensificar más la promoción española.
  • Se observa un esfuerzo por parte de las empresas exportadoras para aumentar el tamaño y la variedad de su oferta.
  • Continúa en la tendencia de penetración de la cocina mediterránea en Japón y un mayor reconocimiento de la imagen país.
  • Conviene hacer un esfuerzo por adaptar los envases a los hábitos de consumo japoneses.

Si bien en un comienzo los envases de 100 ml eran los más populares, en la actualidad los más reclamados son los de 250 y 500 ml.